La administración Trump está repleta de monstruos de todo tipo, desde oportunistas de coloridas variedades dispuestos a pasar por alto la devastación que el presidente está causando en nuestra República hasta criaturas notoriamente sádicas que buscan infligir miseria a las personas que consideran de menor valor que ellos mismos.

El asesor principal de políticas de Trump, Stephen Miller, se encuentra firmemente dentro del último grupo.

Este sapo criptofascista ha sido durante mucho tiempo uno de los reaccionarios de línea dura más potentes dentro de esta administración, y sus creencias increíblemente xenófobas y racistas se han extendido como un virus en todo el aparato del gobierno estadounidense. No debería sorprendernos entonces que un nuevo informe de Hatewatch, o Vigilancia del Odio, una de las alas del Southern Poverty Law Center (SPLC) haya descubierto correos electrónicos de Miller que expresan su afecto por el nacionalismo blanco.

Entre el 2015 y 2016, Miller se comunicó con el sitio web de propaganda de extrema derecha Breitbart News. Como explica el SPLC, algunos de los correos electrónicos de Miller incluían escritos del sitio web nacionalista blanco VDARE y del sitio marginal de la chiflada Infowars, una recomendación para “El Campamento de los Santos“, un libro popular entre los nacionalistas blancos que impulsa la teoría de la conspiración racista del Gran Reemplazo, y una aprobación general para un artículo sobre estadísticas de delincuencia hispana que fue escrito por un nacionalista blanco (te podrás imaginar como caracterizan aquí a nuestra comunidad hispana).

A raíz del tiroteo masivo llevado a cabo por el supremacista blanco Dylann Roof en una iglesia negra, Miller expresó su preocupación por la decisión de Amazon de retirar las banderas confederadas de su sitio web, así como las preocupaciones sobre la campaña para eliminar las estatuas confederadas. Además de todo eso, Miller expresó un gran interés en señalar que Chris Harper-Mercer, un tirador masivo con creencias supremacistas blancas, era de hecho de “raza mixta“. Hatewatch agrega que muchos de los correos electrónicos están llenos de slangs y jerga sacada directamente de la literatura nacionalista blanca.

Los correos electrónicos fueron filtrados a Hatewatch por Katie McHugh, una ex editora de Breitbart que finalmente fue despedida por tweets sorprendentemente islamofóbicos, pero que ahora afirma haber cambiado de opinión y expresó su rechazo al lugar que hasta ahora había ocupado en la extrema derecha. Ella envió correos electrónicos de ida y vuelta con Miller en numerosas ocasiones, a veces comenzando las conversaciones y otras respondiendo a sus sugerencias de historias para cubrir.

“Lo que Stephen Miller me envió en esos correos electrónicos se ha convertido en política en la administración Trump”, dijo McHugh a Hatewatch.

Según los informes, Hatewatch rastreó más de 900 correos electrónicos enviados por Miller a Breitbart. La mayoría de los correos electrónicos fueron enviados antes de que Miller se adhiriera como un percebe al casco de la campaña de Trump, cuando todavía estaba trabajando para el entonces senador Jeff Sessions.

Los investigadores de Hatewatch descubrieron que aproximadamente el 80% de esos correos electrónicos se centraron en la raza o la inmigración, revelando la forma obsesiva en que Miller aborda estos temas. Explica Michael Edison Hayden para Hatewatch:

“La perspectiva de Miller sobre la raza y la inmigración en los correos electrónicos es repetitiva. Cuando habla de delitos, lo que hace muchas veces, Miller se centra en los delitos cometidos por personas que no son blancas. Con respecto a la inmigración, toca únicamente la perspectiva de limitar severamente o poner fin a la inmigración no blanca a los Estados Unidos. Hatewatch no pudo encontrar ningún ejemplo de Miller escribiendo con simpatía o incluso en tonos neutros sobre cualquier persona que no sea blanca o nacida en el extranjero”.

A pesar de lo preocupantes que son estas revelaciones, están en perfecta armonía con lo que sabemos sobre Miller y el curso que hemos visto en este cuadro de administración desde el día de la inauguración. Esta es una Casa Blanca que se deleita en perpetrar actos inútiles de crueldad contra personas no blancas.

Este llamado “asesor” es un gigante destructivo y autoritario con un corazón nacionalista blanco y palpitante. No hay razonamiento con almas deformadas y pervertidas como Stephen Miller. El único recurso para los estadounidenses decentes es votar a Donald Trump y enviar a todos sus pequeños y cretinos secuaces a los sótanos de sus padres.