.

NECESITAMOS TU APOYO: Corren tiempos difíciles y hay que estar informados. Otros te cobran o piden donaciones. Nosotros humildemente te pedimos ir a nuestra página de Facebook y regalarnos un LIKE. ¿Nos puedes ayudar con eso? Gracias. CLICK AQUÍ

.

Decía Albert Camus que «los mitos tienen más poder que la realidad«. Y es que son historias contadas una y otra vez, que escuchamos por años o incluso desde que nacemos, historias en las que creyeron nuestros abuelos y padres, luego nosotros, y se espera que también las crean nuestros hijos y nietos.

A menos que venga un popular y muy laureado economista francés y destruya uno de esos poderosos mitos que insiste en que los billonarios son quienes crean la riqueza, crean muchos puestos de trabajo y afectan positivamente la sociedad en la que viven. Según Thomas Piketty, es too lo contrario: los multimillonarios son dañinos para el crecimiento económico y sería procedente deshacernos de sus infames fortunas con ayuda de un muy bien concebido plan fiscal.

Este hombre saltó a la fama mundial en el 2013 con un libro sobre la desigualdad, “El capital en el siglo XXI”, que se convirtió en un éxito de ventas mundial y en una biblia para los progresistas que apoyan los impuestos a los ricos. Ahora acaba de publicar un libro de seguimiento de 1,200 páginas llamado “Capital e Ideología”.

Este libro no verá la luz en idioma inglés hasta marzo, pero ya tenemos algunos adelantos gracias a una entrevista concedida a la revista francesa L’Obs, donde Piketty pidió un impuesto sobre el patrimonio gradual del 5% para los que tengan 2 millones de euros o más y hasta el 90% para los que tengan más de 2 mil millones de euros.

.

.

“Los empresarios tendrán millones o decenas de millones”, dijo. “Pero más allá de eso, aquellos que tienen cientos de millones o miles de millones tendrán que compartir con los accionistas, que podrían ser empleados. Entonces no, ya no habrá multimillonarios. ¿Cómo justificar que su existencia sea necesaria para el bien común? Al contrario de lo que se suele decir, su enriquecimiento se obtuvo gracias a estos bienes colectivos, que son el conocimiento público, las infraestructuras, los laboratorios de investigación ”.

Piketty desmontó el mito de que el mundo depende de los billonarios (nuevos señores feudales) y demostró que la noción de que los multimillonarios crean empleos e impulsan el crecimiento es falsa.

Afirmó con argumentos muy bien concebidos, que el crecimiento del ingreso per cápita fue del 2,2% anual en los EE. UU. entre 1950 y 1990. Pero cuando el número de multimillonarios se disparó en las décadas de 1990 y 2000, pasando de unos 100 en 1990 a alrededor de 600 en la actualidad, el crecimiento del ingreso per cápita se redujo a 1,1 %.

“No podemos perder nuestro tiempo denunciando el ‘populismo’, mientras confiamos en noticias falsas, que son algo grosero”, dijo Piketty.

Si bien los planes de Piketty han sido populares en la academia y la izquierda, ninguno de sus planes ha sido implementado por políticos. Incluso Francia abolió su impuesto sobre el patrimonio en 2017, diciendo que desalienta la inversión.

El reconocido economista dijo que se había puesto sus esperanzas en las campañas presidenciales de Bernie Sanders y Elizabeth Warren. Warren ha propuesto un impuesto sobre el patrimonio del 2% sobre los que valen 50 millones de dólares o más , mientras que Sanders ha propuesto aumentar los impuestos al patrimonio .

“Las cosas están empezando a moverse”, dijo Piketty a la revista. “Bernie Sanders y Elizabeth Warren y los jóvenes demócratas electos están retomando el tema de la redistribución”.

Piketty evitó la etiqueta de “socialista”, pero dijo que el tipo de capitalismo de libre mercado que ha dominado a Estados Unidos desde Ronald Reagan debe reformarse.

“El reaganismo ha comenzado a justificar cualquier concentración de riqueza, como si los multimillonarios fueran nuestros salvadores”, dijo. “El reaganismo ha mostrado sus límites: el crecimiento se ha reducido a la mitad, las desigualdades se han duplicado. Es hora de salir de esta fase de sacralidad de la propiedad. Para superar el capitalismo ”.

.

.