En otra muestra de cuán groseramente fuera de lugar están las prioridades republicanas, el gobierno de Trump se está moviendo para derogar las pautas de nutrición del almuerzo escolar que la ex primera dama Michelle Obama estableció en su cruzada contra la obesidad infantil. Las pautas estaban entre las victorias políticas más importantes de la Primera Dama, y ​​para agregar insulto a la lesión, el anuncio se hizo en su cumpleaños.

El gobierno de Trump anuncia planes para revertir las reglas saludables del almuerzo escolar de Michelle Obama en su cumpleaños.
Trump sigue implacablemente obsesionado con Obama. 

.

.

El secretario de Agricultura y del USDA, Sonny Perdue, afirmó que estaban restaurando el que las escuelas pudiesen elegir “porque ellos conocen mejor a sus hijos“, pero en realidad le están dando a la industria de la comida chatarra un gran premio, eliminando frutas y verduras saludables a favor de papas y pizza.

Los nuevos estándares son los próximos pasos para que la administración Trump revierta completamente los estándares de almuerzo de Michelle Obama, un proceso que comenzó en el 2017 y de inmediato obtuvo el beneplácito de la American Heart Association. La directora ejecutiva, Nancy Brown, argumentó que los estándares de Michelle Obama ya habían mostrado resultados y se habían aplicado en el 99% de las escuelas estadounidenses:

“Mejorar la salud de los niños debería ser una prioridad para el USDA, y servir comidas más nutritivas en las escuelas es una forma clara de lograr este objetivo. En lugar de alterar el camino actual hacia adelante, esperamos que la agencia se centre más en proporcionar asistencia técnica que pueda ayudar a las escuelas a cruzar la línea de meta, si aún no lo han hecho”.

Michelle Obama y la senadora Blanche Lincoln (D-AR) aprobaron la Ley de Niños Saludables y Sin Hambre del 2010, que fue el primer cambio significativo en el programa de almuerzos escolares en más de treinta años. La ley exigía estándares de nutrición destinados a proporcionar a los niños almuerzos más saludables y ayudar a frenar la epidemia de obesidad infantil que afecta a uno de cada cinco niños estadounidenses.

El programa de almuerzo escolar también es la única comida que algunos niños estadounidenses verán durante todo el día. 13 millones de niños estadounidenses luchan contra el hambre, y la nutrición en los almuerzos escolares es de vital importancia para su crecimiento y desarrollo.

Pero el bienestar de los niños, es decir, después de haber nacido, nunca ha sido una prioridad para los republicanos, que probablemente estén buscando formas de recortar el presupuesto para poder usar ese dinero para pagar exenciones de impuestos para los ricos. Hacerlo así en el cumpleaños de Michelle Obama es claramente un acto de rencor contra una Primera Familia que el Presidente no puede dejar de atacar.