Hay pocas decisiones que revelen más el carácter de uno que aceptar un trabajo en la Casa Blanca de Trump. Le telegrafía al mundo que no tienes principios reales, que el poder y la influencia en bruto son mucho más importantes para ti que cualquier otra cosa y que estás dispuesto a poner tus propios intereses por encima de los del país.

Tal película es especialmente vergonzosa cuando la protagoniza alguien que previamente criticó a Donald Trump.

Mucho antes de asumir el papel de mentirosa profesional del presidente como Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany tuvo algunas palabras duras para Donald Trump. En el 2015, antes de que fuera claro que se convertiría en el líder del Partido Republicano y, finalmente, en el Presidente de los Estados Unidos, denunció en repetidas ocasiones su intolerancia.

“¿Cuál es la fecha de vencimiento en una declaración racista? Para mí, una declaración racista es una declaración racista. No me gusta lo que dijo Donald Trump”, dijo McEnany sobre el vilipendio a los mexicanos por el entonces candidato Trump.

New Day: la nueva secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, calificó el comentario de Trump de “racista”, “odioso” y “no al estilo estadounidense” en el 2015.

.

.

Claramente, McEnany ahora ha decidido que avanzar en su propia carrera es más importante que defender lo que es correcto, por lo que ha aceptado con entusiasmo su nuevo papel trabajando para su jefe racista.

Durante una reciente conferencia de prensa de la Casa Blanca, se le preguntó a McEnany sobre sus comentarios anteriores sobre el racismo de Donald Trump y si ella tiene las mismas creencias hoy.

“Bueno, en realidad me alegro de que lo hayas preguntado porque durante las primeras cuatro semanas de las elecciones estuve viendo  CNN y creí ingenuamente algunos de los titulares que vi en CNN”, afirmó, en lo que claramente fue un plan anticipado para tal explicación.

El periodista la presionó para que respondiera si todavía cree lo que dijo.

“Rápidamente me di la vuelta y apoyé al presidente. De hecho,  CNN me contrató. Estuve en muchos paneles de ocho contra uno donde orgullosamente apoyé a este presidente, quien creo que es uno de los mejores presidentes, si no  el mejor presidente que este país tendrá jamás “, respondió, sonando para todo el mundo como una propagandista norcoreana alabando a su glorioso líder.

McEnany luego se enfocó en castigar a  CNN y atacar a algunos de los enemigos políticos de su jefe. Al final de la vergonzosa actuación, quedó muy claro que cualquier rastro de dignidad o credibilidad que alguna vez tuvo fue sacrificado en el altar del trumpismo.

CBS News: McEnany, preguntada sobre sus comentarios del 2015 de que las declaraciones de Trump sobre los inmigrantes mexicanos eran “racistas”, dice que esto se debió a que “estaba viendo CNN y creía ingenuamente en algunos de los titulares”. Ella dice que ahora “no hay dudas” de que ella apoya a Trump

.

.