En la era Trump los horribles recortes a los planes de ayuda a los sectores menos beneficiados de la sociedad y a las minorías han agravado múltiples problemas. Este que estamos enfocando hoy está seguramente entre los que se ven más afectados y no hay lugar a dudas que es uno de los asuntos más sensibles que tenemos que enfrentar, pues se trata nada más y nada menos que de la VIDA.

Embarazos no Deseados: Estadísticas Básicas

A veces nos mostramos reacios a hablar de las verdades que no nos gustan, pero cuando se trata de una realidad que afecta directamente a seres humanos, en especial a mujeres en su mayoría muy jóvenes, deberíamos hablar, analizar, sopesar variantes y compartir puntos de vista, con respeto y compasión.

Ese es el caso de los “embarazos no deseados” o “no planeados” que cada año tienen lugar en un número tan alto como para que les prestemos atención. En los Estados Unidos, la tasa de embarazos no planeados y no deseados es mayor que en muchos países subdesarrollados y afecta en buena medida a las minorías, entre ellas a las mujeres hispanas.

Según las estadísticas del prestigioso Guttmacher Institute, cerca de la mitad de los embarazos que se producen en EEUU pertenecen a la categoría que nos ocupa (45% entre más de 6 millones de embarazos). Específicamente, 27% (casi dos millones) de los embarazos serían bienvenidos si hubiesen ocurrido en el futuro, pero no en ese momento. Y 18% (poco más de un millón) califican como totalmente “no deseados“.

Entre las muchas cifras interesantes asociadas con este fenómeno, destaca el hecho de que las tasas de embarazos no deseados es mayor (¡en más de 5 veces!) en las mujeres con ingresos por debajo del nivel de pobreza que en las que tienen o viven en hogares con ingresos más altos.

Y que el grupo de edad más afectado entre todas las mujeres es el de entre 20 a 24 años, mientras que si tomamos solamente las mujeres sexualmente activas, la más alta tasa de embarazos no deseados y no planificados corresponde a mujeres muy jóvenes, entre 15 a 19 años.

.

Imagen cortesía del sitio web AdoptionInFlorida.com perteneciente a la Agencia Adoption by Shepherd Care

.

Las Tres Opciones

Como toda mujer en los Estados Unidos, las mujeres hispanas que enfrentan un embarazo no deseado tienen 3 opciones: convertirse en madres, abortar, o colocar a sus hijos en adopción.

La Paternidad

Aunque las estadísticas varían levemente cada año, alrededor del 60% de los embarazos no deseados finalmente terminan con las mujeres dando a luz a sus bebés. dado la religión predominante entre los hispanos, las costumbres y los rasgos culturales de nuestros pueblos latinoamericanos, esto es algo que la mayoría de nosotros quisiera ver incrementado, y que muchos de nosotros aplaudimos dondequiera que se produce ese incremento.

Sin embargo, las cosas son mucho más complejas que lo que se ve a primera vista, pues tal y como vimos en las estadísticas de arriba, una buena parte de esas mujeres son tan jóvenes que no están preparadas adecuadamente para ser madres, y que al convertirse en tales se ven obligadas a renegar de muchas cosas propias de su edad, comenzando por la educación y terminando con los paseos, las fiestas, etc., lo que provoca, en muchos casos trastornos psico-sociales y el desarrollo de familias disfuncionales.

Pero si a eso le sumamos que tal tipo de embarazos se produce 5 veces con mayor frecuencia en mujeres que viven por debajo del nivel federal establecido de pobreza, pues entonces tenemos madres que no sólo no tienen madurez y experiencia para criar y educar adecuadamente a sus hijos, sino que tampoco cuentan con los recursos…, pero sigamos viendo las opciones.

El Aborto

La segunda opción es quizás la más controvertida, con opiniones muy divididas a favor y en contra. No es objetivo de este artículo y de este breve análisis tomar partido a favor o en contra, sino simplemente señalar que aunque en los últimos años las estadísticas de abortos han disminuido un poco, aún alrededor del 38-40% de los embarazos no deseados termina en aborto.

Independientemente a las creencias o valores éticos y religiosos que sustentan la postura de quienes están en contra del aborto; y de las creencias o posiciones cívicas de quienes defienden el derecho de la mujer a decidir qué hacer con su vida y su destino, hay algo en lo que ambos grupos pueden coincidir por cualquiera de las razones que tomemos: y es que estaríamos mejor si las estadísticas de aborto pudieran reducirse cada vez más y de manera progresiva, sea con una mayor educación acerca de las relaciones sexuales, con métodos anticonceptivos o con lo que hemos llamado “la tercera opción” (que bien podría convertirse en la segunda).

La Adopción

Resulta que una alternativa para ambos casos, -tanto para el aborto como para la crianza de un hijo cuando no se cuenta con las condiciones materiales mínimas-, es la adopción. Cada vez un mayor número de mujeres que enfrentan un embarazo no deseado y/o no planificado están considerando la posibilidad de entregar su bebé en adopción a una familia que cuente con las condiciones de madurez, de ingresos y el deseo de darle la crianza que su madre biológica (o sus padres, pues es un proceso en el que muchas veces los padres también participan) no puede darle.

Si bien en un tiempo esto se consideraba algo malo o “extraño“, hoy la sociedad ha evolucionado a tal punto que la mayoría no sólo entiende el peso de las múltiples condiciones que pueden llevar a una madre a tomar tal decisión, sino que lo consideran -bajo determinadas cicunstancias- un sublime acto de sacrificio y entrega, donde la madre pone por encima de todo, incluso de su amor de madre, el bienestar de su bebé.

No nos vamos a extender más en el tema, pues hay mucha literatura al respecto (aunque no tanta en idioma español, lamentablemente), pero son tantos los comentarios que respecto a este tema hemos recibido en nuestra redacción que nos hemos dado a la tarea de pedir en cada Estado el apoyo de al menos una de las agencias que se dedican a ayudar (financiera y sicológicamente) a las mujeres que consideran colocar a su hijo o hija en adopción, tomando en cuenta que sean serias, tengan experiencia, cuenten con excelentes testimonios en las redes y que HABLEN ESPAÑOL.

En Florida ya hemos recibido el total apoyo de una Agencia con prestigio, con 40 años de experiencia y donde se maneja ampliamente nuestro propio idioma: se trata de Adoption by Shepherd Care, cuyo sitio web pueden visitar haciendo clic sobre su nombre (te lleva directamente a la parte en español) o llamando al número (954) 981-2060. Tienen una línea de atención que funciona las 24 horas del día y especialmente para mujeres que están considerando la adopción como una opción para su embarazo no planificado, han habilitado un número al cual pueden enviar un mensaje de texto solicitando ayuda o consejo a cualquier hora del día o la noche: (754) 666-2973.

En la medida que tengamos respuesta de Agencias legalmente establecidas en otros estados les iremos informando.