El Diario Latinoamericano ha decidido comenzar una nueva columna titulada “Entendiendo la Yuma“. Así le llaman muchos cubanos a Estados Unidos (por aquella famosa película de “El Tren de las 3:10 a Yuma“) y en la cosmopolita Miami el término se ha extendido incluso a muchos latinos. La idea es desmitificar el “nuevo sueño americano” que nos quieren seguir vendiendo en un nuevo envase, pero con el mismo contenido a través de las tecnologías de la información. Pero hacerlo sin absolutismos y con plena objetividad. Con artículos escritos por personas que vivimos el día a día del más salvaje de los capitalismos.

.

Durante ya muchos años el símbolo de EEUU ha sido la Estatua de la Libertad, pero si tomásemos algo hoy que sintetiza la esencia de este país, entre muchas, muchísimas cosas, quizás el nuevo símbolo debería ser una Estatua de la Desigualdad. En todos los países del mundo hay desigualdad, pero en Estados Unidos se ha llevado a un extremo, que ya no sólo duele, sino que hiere, lacera, e incluso, mata. “La desigualdad de la riqueza se está comiendo vivo a este país“, afirma Robert Reich, de quien tomamos muchas ideas para escribir este breve ensayo.

La riqueza de Elon Musk y de Jeff Bezos ha superado los 200 MIL millones de dólares. Al trabajador estadounidense medio le tomaría más de 4 millones de años ganar tanto.

Al igual que a fines del siglo XIX un puñado de barones ladrones monopolizaron la economía, mantuvieron bajos los salarios y sobornaron a los legisladores, los barones ladrones de hoy disfrutan de los viajes al espacio, y nos aplican grilletes electrónicos a los pies y la garganta. Durante los primeros 19 meses de la pandemia, los multimillonarios estadounidenses agregaron 2,1 billones de dólares a su riqueza colectiva y ese número sigue aumentando. Su insaciable avaricia es más desmedida y desvergonzada que nunca, destacando muy en especial las Grandes Farmacéuticas.

Y los ricos no sólo tienen suficiente poder político para comprar Senadores, Congresistas, Jueces y leyes, sino también para reducir sus impuestos a casi nada, a veces literalmente a nada. De hecho, Jeff Bezos no pagó impuestos federales sobre la renta en 2007 ni en 2011. Para 2018, los 400 estadounidenses más ricos pagaron una tasa impositiva general más baja que casi cualquier otra persona.

Es una situación desesperante, agobiante, que parece no tener salida…, pero sí la tiene: sí entendemos cómo se creó, podemos entender cómo puede destruirse. Sigamos con el gran Robert Reich.

I. Los fundamentos

La desigualdad de riqueza en Estados Unidos es mucho mayor que la desigualdad de ingresos .

Ingreso es lo que uno gana cada semana, mes o año. La riqueza se refiere a la suma total de tus activos: tu automóvil, tus acciones y bonos, tu casa, arte, cualquier otra cosa que poseas que sea valiosa, no solo porque otras personas están dispuestas a pagar por ella, sino porque la riqueza misma crece.

A medida que la población se expande y la nación se vuelve más productiva, la economía en general continúa expandiéndose. Esta expansión eleva los valores de las acciones, los bonos, las propiedades de alquiler, las viviendas y la mayoría de los demás activos. Por supuesto, las recesiones y las depresiones ocasionales pueden reducir el valor de dichos activos. Pero a la larga, el valor de casi toda la riqueza aumenta .

Lección: La riqueza se acumula con el tiempo.

Siguiente: la riqueza personal proviene de dos fuentes: la primera son los ingresos que ganas pero no gastas. Esos son tus ahorros. Cuando inviertes esos ahorros en acciones, bonos o bienes inmuebles u otros activos, creas tu patrimonio personal, que, como hemos visto, crece con el tiempo.

La segunda fuente de riqueza personal es lo que te hayan transmitido tus padres, abuelos y tal vez incluso generaciones anteriores a ellos; en otras palabras, lo que heredas.

Lección: La riqueza personal proviene de sus ahorros y / o su herencia.

II. Por qué la brecha de riqueza está explotando

La brecha de riqueza entre los estadounidenses más ricos y todos los demás es asombrosa. En la década de 1970, el 1 por ciento más rico poseía alrededor del 20 por ciento de la riqueza familiar total del país. Ahora, poseen más del 35 por ciento .

Gran parte de sus ganancias en los últimos 40 años provienen de un aumento dramático en el valor de las acciones.

Por ejemplo, si alguien invirtió $ 1.000 en el año 1978 en un amplio índice de acciones, digamos, el S & P 500 , tendría $ 31.823 hoy en día, ajustado a la inflación.

¿Quién se ha beneficiado de este aumento? El 1 por ciento más rico, que ahora posee la mitad de todo el mercado de valores. Pero los salarios de los trabajadores típicos apenas tienen ingresos .

La mayoría de los estadounidenses no han ganado lo suficiente para ahorrar nada. Antes de la pandemia, cuando la economía parecía estar bien, casi el 80 por ciento vivía de cheque a cheque .

Lección: la mayoría de los estadounidenses no ganan lo suficiente para ahorrar dinero y generar riqueza.

Entonces, a medida que la desigualdad de ingresos se ha ampliado, la cantidad que los pocos hogares con altos ingresos ahorran —su riqueza— ha seguido aumentando. Su creciente riqueza les ha permitido transmitir cada vez más riquezas a sus herederos.

Tomemos, por ejemplo, a los Walton, la familia detrás del imperio de Walmart, que incluso tiene herederos en la lista de multimillonarios de Forbes. Sus hijos, y otros millennials ricos, pronto consolidarán aún más la riqueza de la nación. Estados Unidos se encuentra ahora en la cúspide de la mayor transferencia de riqueza intergeneracional de la historia. A medida que desaparezcan los ricos boomers, sus hijos recibirán entre $ 30 y $ 70 billones durante las próximas tres décadas. 

Estos niños podrán vivir de esta riqueza y luego dejar la mayor parte, que seguirá creciendo, a sus propios hijos … libres de impuestos. Después de algunas generaciones de esto, casi toda la riqueza de Estados Unidos podría estar en manos de unos pocos miles de familias.

Lección: la riqueza dinástica sigue creciendo.

III. Por qué la concentración de la riqueza es un problema

La riqueza concentrada ya está poniendo en peligro nuestra democracia. La riqueza no solo engendra más riqueza, engendra más poder.

La riqueza dinástica concentra el poder en manos de cada vez menos personas, que pueden elegir qué organizaciones sin fines de lucro y organizaciones benéficas apoyar y qué políticos financiar. Esto le da a una élite no electa una enorme influencia sobre nuestra economía y nuestra democracia.

Si esto continúa, llegaremos a asemejarnos al tipo de dinastías comunes a las aristocracias europeas FEUDALES en los siglos XVII, XVIII y XIX.

La riqueza dinástica ignora la idea de que Estados Unidos es una meritocracia, donde cualquiera puede triunfar sobre la base de sus propios esfuerzos. También va en contra de las ideas económicas básicas de que las personas ganan lo que valen en el mercado y que las ganancias económicas deben ir a quienes las merecen.

Finalmente, la concentración de la riqueza magnifica las disparidades de género y raza porque las mujeres y las personas de color tienden a ganar menos, ahorrar menos y heredar menos. La típica mujer soltera posee solo 32 centavos de riqueza por cada dólar de riqueza que posee un hombre. La pandemia probablemente aumentó esta brecha.

La brecha de riqueza racial es aún más marcada. El hogar negro típico posee solo 13 centavos de riqueza por cada dólar de riqueza que posee el hogar blanco típico. La pandemia probablemente también aumentó esta brecha.

De todas estas formas, la riqueza dinástica crea una aristocracia que se perpetúa a sí misma y que va en contra de los ideales por los que afirmamos vivir.

Lección: La riqueza dinástica crea una aristocracia que se perpetúa a sí misma.

IV. Cómo EEUU lidió con la desigualdad de riqueza durante la Primera Edad Dorada

La última vez que Estados Unidos enfrentó algo comparable a la concentración de riqueza que enfrentamos hoy fue a principios del siglo XX. Fue entonces cuando el presidente Teddy Roosevelt advirtió que “una pequeña clase de hombres enormemente ricos y económicamente poderosos, cuyo objetivo principal es mantener y aumentar su poder ” podría destruir la democracia estadounidense.

La respuesta de Roosevelt fue gravar la riqueza. El Congreso promulgó dos tipos de impuestos sobre el patrimonio. El primero, en 1916, fue el impuesto a la herencia, un impuesto sobre la riqueza que alguien ha acumulado durante su vida, pagado por los herederos que heredan esa riqueza.

El segundo impuesto sobre la riqueza, promulgado en 1922, fue un impuesto a las ganancias de capital, un impuesto sobre el valor aumentado de los activos, que se paga cuando se venden.

Lección: El impuesto al patrimonio y el impuesto a las ganancias de capital se crearon para frenar la concentración de la riqueza.

Pero ambos impuestos sobre el patrimonio se han reducido desde entonces, o están tan plagados de lagunas que no han podido evitar que surja una nueva aristocracia estadounidense.

El recorte de impuestos republicano de Trump permitió a las personas excluir $ 11.18 millones de sus impuestos sobre el patrimonio. Eso significa que una pareja puede pasar más de $ 22 millones a sus hijos libres de impuestos. Sin mencionar que los muy ricos a menudo encuentran formas de evitar este impuesto por completo. Como dijo el ex director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca de Trump, Gary Cohn, “sólo los imbéciles pagan el impuesto al patrimonio”.

¿Qué pasa con las ganancias de capital sobre los valores vertiginosos de las acciones, los bonos, las mansiones y las obras de arte de los ricos? Aquí, el mayor vacío legal es algo llamado “base escalonada“. Si los ricos retienen estos activos hasta que mueren, sus herederos los heredan sin pagar ningún impuesto sobre las ganancias de capital. Todo el valor aumentado de esos activos simplemente se borra, a efectos fiscales. Esta laguna les ahorra a los herederos un estimado de $ 40 mil millones al año.

Esto significa que las enormes acumulaciones de riqueza en manos de relativamente pocos hogares pueden transmitirse de generación en generación sin impuestos, aumentando a lo largo del camino, generando ingresos cómodos para los descendientes ricos que nunca tendrán que trabajar ni un día de sus vidas. Esa es la clase dinástica que estamos creando en este momento.

Lección: El impuesto al patrimonio y el impuesto a las ganancias de capital han sido eliminados.

¿Por qué se han erosionado estos dos impuestos sobre el patrimonio? Porque, como la riqueza de Estados Unidos se ha concentrado en cada vez menos manos, los ricos tienen más capacidad para donar a campañas políticas y relaciones públicas, y han utilizado ese poder político para reducir sus impuestos. Es exactamente lo que temía Teddy Roosevelt hace tantos años.

V. Cómo reducir la brecha de riqueza

¿Asi que qué hacemos? Sigamos la sabiduría de Teddy Roosevelt e impongamos impuestos a las grandes acumulaciones de riqueza.

Los ultrarricos se han beneficiado del sistema estadounidense, de las leyes que protegen su riqueza y nuestra economía que les permitió construir sus fortunas en primer lugar. Deben pagar su parte justa.

La mayoría de los estadounidenses, tanto demócratas como republicanos, cree que los ultrarricos deberían pagar impuestos más altos. Hay muchas formas de hacer que lo hagan: cerrar el vacío legal de la base intensificada, aumentar el impuesto a las ganancias de capital y financiar completamente al Servicio de Impuestos Internos para que pueda auditar adecuadamente a los contribuyentes más ricos.

Más allá de esas correcciones, necesitamos un nuevo impuesto sobre el patrimonio: un impuesto del 2 por ciento anual sobre el patrimonio que supere el millón de dólares. Eso es una gota en el balde para centimillonarios como Jeff Bezos y Elon Musk, pero generaría muchos ingresos para invertir en atención médica y educación, de modo que millones de estadounidenses tengan una oportunidad justa de lograrlo.

Una de las cosas más importantes que podemos hacer como individuos es tomarnos el tiempo para comprender las realidades de la desigualdad de riqueza en Estados Unidos y cómo el sistema se ha manipulado a favor de los que están en la cima, y ​​exigir que nuestros representantes políticos tomen medidas para deshacerlo.

La desigualdad de la riqueza es peor de lo que ha sido en un siglo, y ha contribuido a un círculo político-económico vicioso en el que los impuestos se reducen en la parte superior, lo que resulta en una concentración aún mayor de la riqueza allí, mientras que todos los demás tratan simplemente de sobrevivir.la forma más cruel de capitalismo en el mundo.

Debemos detener este círculo vicioso y exigir una economía que funcione para la mayoría, no una que concentre cada vez más riqueza en manos de unos pocos privilegiados.

.

Cada vez se hace más difícil mantenerse bien informados. Mientras otras publicaciones han comenzado a cobrar o piden donaciones, nosotros lo único que humildemente te pedimos es que vayas a nuestra página de Facebook y nos regales un LIKE. Gracias por apoyarnos en eso. CLICK AQUÍ

.

Robert Reich fué el Secretario del Trabjo de Clinton y luego trabajó con Obama. Es una de las mentes más claras del progresivismo estadounidense y es reconocido por su crítica precisa y aguda al capitalismo salvaje en el cual estamos inmersos. Utilizamos un artículo suyo para este ensayo por la enorme importancia que tiene, si queremos comprender lo que está pasando en esta nación tan desigual, cada vez más desigual. Una desigualdad para la cual Ronald Reagan sentó las bases en la era moderna, y Donald Trump se encargó de llevarla a su casi máxima expresión posible. El asalto al Capitolio tenía como objetivo superar ese “casi” al que no llegó.