Las consecuencias continúan llegando desde la llamada telefónica de Donald Trump al Secretario de Estado republicano de Georgia, Brad Raffensperger.

El desesperado presidente fue captado en una grabación de audio de la llamada pidiendo a Raffensperger que “encontrara 11,780 votos” en el conteo oficial, ya verificado varias veces por los funcionarios electorales de los estados, uno más de los que recibió Joe Biden.

Después de que The Washington Post publicara la grabación completa de la llamada, las redes sociales estallaron de inmediato en indignación con muchas personas pidiendo una segunda acusación contra el presidente por sus aparentes intentos de cometer fraude electoral, a pesar de que a Trump solo le quedan 16 días en el cargo antes de que Joe Biden ocupe su lugar en la Casa Blanca.

Los representantes Ted Lieu (D-CA) y Kathleen Rice (D-NY), ambos ex fiscales, no creen que el juicio político sea la solución correcta en esta fecha tardía.

En cambio, anunciaron hoy que creen que Trump “cometió múltiples delitos durante la llamada telefónica” con sus amenazas contra el Secretario de Estado de Georgia y han hecho una remisión criminal al FBI.

“Como miembros del Congreso y ex fiscales, creemos que Donald Trump participó en la solicitación o conspiración para cometer una serie de delitos electorales”, escribieron los dos legisladores en una carta a Wray hoy. “Le pedimos que abra una investigación criminal inmediata sobre el presidente”.

“La evidencia del fraude electoral por parte del Sr. Trump está ahora a la luz del día”, continúa la carta.

Dado el predicado fáctico más que amplio, le estamos haciendo una remisión criminal para que inicie una investigación sobre el Sr. Trump”, escribieron los legisladores.

Ted Lieu: Como ex fiscales, la Rep Kathleen Rice y yo creemos que Donald Trump cometió múltiples delitos durante la llamada telefónica en la que amenazó al Secretario de Estado de Georgia, Raffensperger, para que “encontrara 11,780” votos o “recalculara”.

Hoy hicimos una remisión criminal al @FBI.

.

.

Al hacer su referencia, los dos representantes demócratas se unen al congresista Adam Schiff (D-CA), quien calificó las acciones de Trump como “potencialmente criminales” en un tuit ayer, y al senador Dick Durbin (D-IL), quien calificó al derrotado presidente como “desquiciado y peligroso“. Mientras que también dijo que la llamada merecía una “investigación criminal” en su propia publicación de Twitter.

Adam Schiff: El desprecio de Trump por la democracia queda al descubierto. Una vez más. En una grabación.

Presionar a un funcionario electoral para que “encuentre” los votos para que él pueda ganar es potencialmente criminal,

Y otro flagrante abuso de poder por parte de un corrupto que sería un déspota, si nosotros se lo permitimos.

Nosotros no lo haremos.

.

.

Dado que el presidente electo Joe Biden aún no ha anunciado a su candidato a Fiscal General, no está claro si el Departamento de Justicia o el FBI perseguirán una investigación criminal federal de la llamada, algo que es poco probable que comience mientras Trump todavía esté en el cargo.

Sin embargo, los legisladores que instan a una investigación penal pueden estar satisfechos con la declaración emitida ayer por la fiscal de distrito recién elegida para el condado de Fulton en Georgia, Fani Willis, después de que el único miembro demócrata de la Junta Electoral de Georgia solicitara una investigación sobre la llamada telefónica de Trump.

“Como muchos estadounidenses he encontrado perturbadores los informes sobre la llamada del Presidente al Secretario de Estado de Georgia. Es de mi conocimiento que un miembro de la Junta Electoral Estatal ha solicitado que se investigue la llamada. después de lo cual la Junta puede referir el caso a mi Oficina y al Procurador General del Estado.

Tal y como le prometí a los votantes del Condado de Fulton el año pasado, como Procuradora General, haré respetar la ley sin miedos ni favores. Cualquiera que cometa un delito violando la ley de Georgia en mi juridisción será hecho responsable. Una vez que se complete la investigación, este asunto, como cualquier otro asunto, será manejado por nuestra oficina en base a los hechos y la ley”.

.

.

Con suerte, Willis seguirá adelante a nivel estatal donde ningún auto perdón ilegítimo que Trump pueda otorgarse a sí mismo hará una diferencia en su culpabilidad.

Con el Congreso listo para votar sobre la aceptación de los resultados tabulados por el colegio electoral e indicando que Joe Biden será nuestro próximo presidente, y una facción rebelde – algunos dirían sediciosa – de legisladores republicanos dispuestos a votar en contra de aceptar el recuento, a pesar de que no hay posibilidad de que su protesta simbólica afecte el resultado final, esta semana demostrará ser una de las más sin precedentes en la historia de nuestra nación.

Si el dicho de “que vivas en tiempos interesantes” se considera más una maldición que una expresión de esperanza por un futuro menos aburrido, Estados Unidos debería considerarse totalmente maldito durante el desenlace de la presidencia de Trump.