A pesar de que su hija mayor se convirtió al judaísmo para casarse con su rico esposo vástago de bienes raíces, los funcionarios de la Casa Blanca han proporcionado pruebas a The Washington Post de que Donald Trump es verdaderamente antisemita, además de rabiosamente racista de corazón, haciendo comparaciones que le hubiesen quedado mucho mejor a Adolfo Hitler.

Tanto los funcionarios actuales como los anteriores de la Casa Blanca dieron al periódico detalles de una perorata particularmente explosiva que lanzó el presidente después de completar una llamada telefónica con legisladores judíos estadounidenses.

“Después de las llamadas telefónicas con los legisladores judíos, Trump ha murmurado que los judíos ‘están en esto solo por ellos mismos’ y ‘se mantienen unidos’ en una lealtad étnica que excede otras lealtades, dijeron los funcionarios”, según The Post.

El artículo continúa con la crónica de una plétora de comentarios y actitudes demostrablemente racistas mostradas por el presidente en la oficina, incluidas declaraciones que indican su creencia de que los estadounidenses negros son los principales responsables de su fracaso en lograr la igualdad en Estados Unidos, “obstaculizados más por la falta de iniciativa que impedimentos sociales ”, como dice The Washington Post . (¿Así que los negros son los culpables de que no haya igualdad en EEUU, Donny? Ni que ellos hubieran sido los esclavistas y los blancos los esclavos).

Aún más interesante es el relato del artículo de un alto funcionario de la Casa Blanca que fue testigo de cómo un valiente miembro del personal desafiaba a Trump por sus comentarios intolerantes y que recibió un aluvión de indignación del presidente a cambio.

“’Él decía: ‘Nadie ama a los negros más que yo”, dijo un ex alto funcionario de la Casa Blanca. Las protestas sonaron huecas porque si el presidente estuviera realmente guiado por tales sentimientos, “no tendría que decirlo”, dijo el funcionario. ‘Dejas que tus acciones hablen’ “.

Dado el prejuicio manifiesto exhibido en los supuestos comentarios de Trump, no es sorprendente que lo mejor que se le ocurrió a un exfuncionario en la defensa del presidente fue la lamentable sugerencia de que podría no ser un supremacista blanco abierto , una sugerencia que reconocieron de inmediato que puede o puede no sea verdad.

“Woodrow Wilson era aparentemente un supremacista blanco”, dijo el ex funcionario. “No creo que Trump sea tan malo como Wilson. Pero podría serlo”.

Las acusaciones de racismo y antisemitismo de Trump pueden ser las menos discutibles de las acusaciones lanzadas contra el presidente mientras amplifica sus mítines de campaña con obvios mensajes subliminales racistas, sexistas y religiosos fanáticos, atacando a los manifestantes de Black Lives Matter, apoyando las teorías de la conspiración centradas en el financiero judío George Soros, lanzando misoginia en cada oportunidad y emulando el entusiasmo de Hitler por la desacreditada teoría de la eugenesia, rebautizada como “la teoría del caballo de carreras“.

Las políticas de Trump mientras ha estado en el cargo también brindan amplia evidencia de que este presidente se parece más al presidente simpatizante confederado Andrew Johnson, entre todos sus predecesores.

Carol Anderson, profesora de Estudios Afroamericanos en la Universidad de Emory, dijo a The Washington Post que “Johnson dejó en claro que él era realmente el presidente de unas pocas personas, no del pueblo estadounidense. Y Trump ha hecho lo mismo”.

Por otro lado, algunos pueden argumentar que, en lugar de ser un fanático racista, misógino o religioso, Trump es, en el fondo, un misántropo que ofrece igualdad de oportunidades y es incapaz de sentir empatía por nadie más que por sí mismo.

De cualquier manera, es evidentemente obvio que las deficiencias psicológicas y morales de Donald Trump lo convierten en el candidato a presidente menos calificado en la historia de Estados Unidos, una evaluación que solo se confirma con sus acciones una vez que asumió el cargo.

¡Vótalo fuera del cargo rápidamente! El 3 de Noviembre es nuestro día.