Otro día, otra nueva razón para el juicio político del presidente Trump.

Como si las investigaciones sobre la colusión con Rusia, la obstrucción de la justicia, el fraude fiscal, el fraude caritativo, el fraude financiero de la campaña y la miríada de otros delitos de los que Trump ha sido creíblemente acusado no fueran suficientes para incitar al Congreso a iniciar los procedimientos necesarios para terminar la presidencia de Trump, un nuevo informe publicado hoy en The New Yorker, brinda una razón más para comenzar el juicio político de inmediato.

En un artículo que detalla la relación inusualmente estrecha entre el presidente y Rupert Murdoch, de Fox News, la reportera de The New Yorker Jane Mayer deja caer varias bombas.

La primera revelación fue que una periodista de Fox News, Diana Falzone, había descubierto evidencia de la relación extra matrimonial y los pagos de dinero entre el presidente Trump y la estrella de cine para adultos Stormy Daniels en octubre del 2016, un mes antes de la elección, pero un ejecutivo de Fox News mató la historia.

“Buen reportaje, niña. Pero Rupert quiere que Donald Trump gane. Así que déjalo ir”, le dijo a Falzone Ken LaCorte, entonces a cargo de FoxNews.com, para evitar que las noticias se hicieran públicas.

Si bien no es sorprendente que Fox News haya hecho todo lo posible para ayudar a elegir a Trump, esta es la primera vez que la red se ha visto implicada en el tipo de tácticas de “capturar y eliminar” que han enredado al National Enquirer en las maquinaciones para encubrir las relaciones adúlteras de Trump, mismasque habrían dañado sus posibilidades de elección si hubieran visto la luz del día antes de la elección.

Esta nueva información es sorprendente, pero no aporta nada adicional a la letanía existente de delitos de los que se acusa al presidente.

Jabe Mayer, sin embargo, se suma a la lista de ofensas potencialmente impugnables con su revelación de que, con Fox News en su bolsillo, Trump intentó tomar represalias contra los propietarios de CNN al pedirle a Gary Cohn, el ex director de El Consejo Económico Nacional que le dijera al Departamento de Justicia que bloquease el acuerdo de AT&T para comprar a la red de noticias propiedad de Time Warner.

“¡Le he estado diciendo a Cohn que presente esta demanda y no ha pasado nada! Lo he mencionado cincuenta veces”, dijo Trump. “Y no ha pasado nada. Quiero asegurarme de que está archivado. ¡Quiero que se bloquee ese trato!

George Conway, el abogado esposo de la asesora de Trump, Kellyanne Conway y frecuente crítico del jefe de su esposa, vio la noticia y reconoció de inmediato la importancia de esta última revelación.

George Conway: “Si se prueba, tal intento de usar la autoridad presidencial para buscar retribución por el ejercicio de los derechos de la Primera Enmienda sería, sin duda, motivo de impugnación.

Hadas Gold: “Jane Mayer informa que Trump le ordenó a Gary Cohn que presionara al Departamento de Justicia para que presentara la demanda para bloquear la negociación de AT & T / Time Warner …”.
.

.

La falta de respeto de Trump por los medios y la Primera Enmienda a la Constitución que permite a la prensa ser libre en Estados Unidos está bien documentada. El hecho de que pudiera hundirse tan bajo como para intentar ilegalmente infligir retribuciones rencorosas a sus supuestas “falsas noticias” no es, por desgracia, sorprendente ni improbable en esta etapa de su presidencia, dadas las numerosas oportunidades que ofrece al público estadounidense para evaluar su carácter y su comportamiento.

Su peligroso desprecio por el estado de derecho y la libertad de prensa demuestra cómo el presidente está destruyendo las normas bajo las cuales opera nuestra sociedad. Él debe ser detenido. La evidencia del juicio político está a la vista. Es hora de que el Congreso haga su trabajo antes de que sea demasiado tarde.