El Partido Republicano está aterrorizado por el votante estadounidense. Los estamos viendo como nunca antes, quizás reconociendo que está a punto de derrumbarse su imperio de odio, racismo, discriminación y avaricia.

El Partido Republicano se ha convertido en una organización tan declaradamente sin alma que atiende únicamente a los caprichos de los ricos, que ya tienen muy pocas posibilidades de ganar elecciones sin métodos de supresión de votantes. Los números muestran que las grandes elecciones favorecen a los demócratas porque la plataforma demócrata es más popular en general que la republicana.

Ante esta realidad, los republicanos han ideado todo tipo de formas para reducir la participación y ahora con COVID-19 devastando a los Estados Unidos, en gran parte debido a la incompetencia del gobierno del presidente Trump y sus facilitadores republicanos, están en fuerte oposición a las medidas de voto por correo para el próximo Noviembre.

El presidente ha estado difundiendo información falsa sobre el tema al afirmar erróneamente que el voto por correo causa fraude electoral generalizado. Es una afirmación que nadie con verdadera familiaridad con los hechos se toma en serio, pero que sus partidarios de mentalidad conspiratoria han lamido con entusiasmo.

Hace no mucho, la consejera de la Casa Blanca y mentirosa leal del presidente Kellyanne Conway habló con los periodistas y reflejó la hostilidad de su jefe respecto a la votación por correo.

“La gente está muy orgullosa de presentarse e ir a las urnas, realmente lo están. Quiero decir que esperan en la fila de Georgetown Cupcake durante una hora para obtener un cupcake. Así que creo que probablemente pueden esperar en la fila para hacer algo tan consecuente y crítico y constitucionalmente significativo como emitir su voto “, dijo Conway.

El desprecio absoluto que ella, y todos los que son como ella tienen por la vida de los estadounidenses es asombroso. Ella y Trump preferirían obligar a los votantes a alinearse muy cerca unos de otros y arriesgarse a contraer el coronavirus antes que permitirles votar por correo. Más de 102,000 estadounidenses ya están muertos y estas personas ni siquiera pueden pretender que eso les importa.

Ah, y la gente no hace cola en Georgetown Cupcake en el DC. Como algunos señalaron, el establecimiento está solo haciendo entregas debido a la pandemia. Entonces, no solo su comparación es insultante, sino que también es falsa. Tan falsa como todo lo que emana de este Gobierno, de este equipo, de este asco de gente (si es que se le puede llamar gente).