Seguramente tus padres te inculcaron muchos valores morales. En la casa, la escuela o la Iglesia, te enseñaron a diferenciar entre el bien y el mal. Pero por mucho que se esforzaron, jamás pudieron entrenarte para lidiar con una lacra tan maligna como Donald Trump y sus secuaces.

En una era en la que el tuit presidencial ha reemplazado el comunicado de prensa oficial de la Casa Blanca como la forma principal de comunicación entre el poder ejecutivo del gobierno y el público estadounidense, descifrar la bola de confusión semi-analfabeta en la que generalmente consiste cada publicación típica de Twitter de Donald Trump, a menudo es una tarea digna de quienes practican en el arte del augurio y la interpretación de las señales arcanas.

A veces, leer un tweet de Trump se siente como vagar por una serie de televisión serializada a mitad de temporada sin tener idea de la trama anterior o familiaridad con los personajes involucrados. Eso es particularmente cierto cuando no se ha visto lo que sea que esté en Fox News que activó los pequeños dedos de Twitter de Trump.

Con la mente del presidente alternando entre las primarias de New Hampshire y el sistema de justicia penal, cuyas garras votaron por su absolución de juicio político la semana pasada, los tuits de Trump fueron una extraña confusión de fanfarronería, acusaciones falsas y referencias totalmente fuera de lugar sobre “Criaturas del Pantano” sin nombre.

Después de una publicación en la que Trump se quejó de que su victoria en las primarias republicanas de New Hampshire, -un resultado que tuvo tanta sorpresa como la salida del sol por las mañanas-, no fue suficientemente celebrada por los principales medios de comunicación, el presidente intentó justificar la interferencia de su administración en la ejecución de la sentencia a su ex asesor político convicto Roger Stone atribuyendo la decisión a su Fiscal General William Barr y alegando que la condena fue producto de una investigación supuestamente ilegítima, llevada a cabo por el ex asesor especial Robert Mueller.

Donald Trump: Felicitaciones al Fiscal General Bill Barr por hacerse cargo de un caso que estaba totalmente fuera de control y que tal vez ni siquiera debería haberse presentado. La evidencia ahora muestra claramente que la estafa de Mueller fue traída y contaminada incorrectamente. ¡Incluso Bob Mueller mintió al Congreso!

.

.

Sin embargo, fue el siguiente tweet de Trump lo que requirió un intérprete.

Dos meses en la cárcel por una Criatura del Pantano, sin embargo, 9 años recomendados para Roger Stone (que ni siquiera estaba trabajando para la Campaña Trump). ¡Caramba, eso suena muy justo! ¿Los fiscales rebeldes tal vez? ¡El pantano!

.

.

Si bien a menudo es difícil ajustar todos los detalles de una historia dentro del límite de 280 caracteres de Twitter, no está claro cómo el presidente esperaba que el público entendiera a quién se refería con su comparación de la sentencia de dos meses para una “Criatura del Pantano” desconocida con una condena por algún delito no especificado a la pena máxima de nueve años que la ley especifica como la pena recomendada por los delitos de obstrucción de Stone, y por hacer declaraciones falsas y la manipulación de testigos.

Afortunadamente, las maravillas de la Internet moderna le permiten a uno investigar diligentemente cuáles podrían ser las posibilidades.

De acuerdo con ABC News :

“La ‘criatura del pantano’ a la que se refiere el presidente es probablemente James Wolfe, quien en el 2018 recibió una sentencia de dos meses después de declararse culpable de mentirle al FBI. Los fiscales argumentaron en el juicio que Wolfe le dijo a un periodista en octubre del 2017 que le entregó a alguien una citación relacionada con la investigación de Rusia y luego mintió sobre el intercambio a los agentes del FBI”.

La suposición errónea de Trump de que el público entendería su referencia es un problema menor en comparación con su mentira masiva sobre que Roger Stone no estaba trabajando en su campaña, dados los registros telefónicos descubiertos en el juicio del asesor político que muestran la comunicación regular entre Stone y la campaña respecto a los planes de WikiLeaks para lanzar correos electrónicos pirateados del DNC.

Aún más insidiosa es la insinuación de Trump de que la asociación de Stone con la campaña, y no la obstrucción de la justicia, las mentiras y los intentos de intimidar a los testigos, fueron la motivación para su enjuiciamiento. Tal parece que todo el mundo en este país es CORRUPTO, excepto Trump, sus hijos y sus más fieles lacayos, incluyendo a Mueller, Pelosi, el FBI, los demócratas y tú y yo).

Es un momento extremadamente triste y peligroso en nuestra nación cuando el Presidente de los Estados Unidos de América está socavando activamente el estado de derecho y acusando a servidores públicos dedicados que intentan hacer cumplir esa ley de ser “fiscales corruptos“.

El asalto de Trump a las instituciones de Estados Unidos es exactamente la agenda que alguien como el presidente ruso Vladimir Putin querría que hiciera para ayudar a debilitar la posición de nuestra nación en el mundo.

Presidente pícaro tal vez? Ciertamente.

¿¡¿¡El pantano!?!? Indudablemente.