La exageración de la compulsión patológica de Donald Trump de mentir sobre absolutamente todo en su vida fue reforzada recientemente por una ex importante ejecutiva de la Organización Trump.

Barbara Res, quien fuera la vicepresidente de Trump a cargo de la construcción confirmó que la historia largamente contada de Trump de haber perdido por poco tiempo el abordaje de un helicóptero en el que luego murieron cinco personas por un accidente de fuego, fue completamente inventada. (Una historia que ha contado muchas veces para hacerse ver como un “elegido de Dios”).

Res apareció ayer en The Beat de MSNBC con Ari Melber y contó la historia de los tres ejecutivos del casino Trump y los dos miembros de la tripulación que murieron en el accidente de helicóptero de 1989 al regresar a los casinos de Trump en Atlantic City desde la ciudad de Nueva York, después de promocionar un combate de boxeo que la compañía estaba planeando entre los pesos welter junior de la Organización Mundial de Boxeo, Héctor Camacho y Vinny Pazienza.

Según relatos contemporáneos del desastre, “las fuentes dijeron que el propio Trump estaba programado para estar en el vuelo pero decidió en el último minuto que estaba demasiado ocupado para salir de Nueva York“, como escribió el despacho de United Press International en aquel momento.

Barbara Res confirmó a Melber que la historia fue algo inventado por Trump para su propio engrandecimiento y una “mentira total” promovida por el sombrío desarrollador inmobiliario.

“No pasó mucho tiempo” después del accidente “que estaba diciendo que se suponía que debía estar en ese avión o en ese helicóptero, y no lo hizo pues en el último minuto como que lo sacaron del avión”. Res dijo. “En otras palabras, estaría muerto ahora”.

Si bien eso habría sido una bendición para las generaciones futuras, la verdad es que Trump nunca tuvo la intención de estar en el vuelo y, por lo tanto, nunca enfrentó nada de peligro, salvo por cualquier antidepresivo que el notorio adúltero pudo haber tomado en aquel tiempo.

De hecho, los informes de prensa del accidente en el momento inmediatamente posterior al desastre no mencionan la intención de Trump de unirse a los ejecutivos del casino en el vuelo.

La ex ejecutiva de la Organización Trump atacó al presidente por su intento de lograr una compasión no ganada, condenándolo por “hacerse parte de la historia, una historia muy importante y socavar el hecho de que tres personas murieron, al igual que él está minando lo que sucedió en el 11/9, explotándolo “.

La revelación del patético intento de Trump de disfrutar de la gloria de los medios se produjo cuando el anfitrión de MSNBC estaba discutiendo la afirmación infundada del presidente de que “pasó mucho tiempo” con los socorristas del 11 de septiembre en el sitio del colapso del World Trade Center en el bajo Manhattan después de los ataques terroristas.

Dada la alienación de Trump del concepto de la verdad, uno solo puede esperar que la próxima historia sobre la que Trump tendrá que mentir es sobre el momento en que escapó de ser acusado por altos crímenes y delitos menores al exponer a sus investigadores como conspiradores del estado profundo.

Con suerte, esa acusación será una realidad en la que le será imposible transmitir cualquier tipo de mensaje positivo sobre sí mismo.