Ayer fue, con mucho, uno de los más salvajes días de Trump que hemos tenido en mucho tiempo.

En el lapso de doce horas, el Presidente de los Estados Unidos se promocionó a sí mismo como el “Rey de los judíos“, anunció que él era el “elegido“, amenazó con poner fin a la ciudadanía por nacimiento, emitió nuevas reglas que permitirían detener indefinidamente a las familias migrantes. se peleó con Dinamarca, amenazó con deportar a los prisioneros del ISIS a Alemania y le dijo a una multitud de veteranos que quería auto conferirse la Medalla de Honor.

Su comportamiento errático ha disparado las alarmas en todo el país, y los profesionales médicos están comenzando a hablar.

Un ex profesor asistente de psiquiatría en la Facultad de Medicina de Harvard, el Dr. Lance Dodes, se unió a Lawrence O’Donnell de MSNBC para hablar sobre la salud mental obviamente decadente del presidente y su débil comprensión de la realidad.

Trump tiene “una necesidad fundamental de ser todopoderoso y amado y no puede soportar los desafíos. No soporta nada que no esté de acuerdo con él, y cuanto más lo desafías, más desquiciado se vuelve, más paranoico y más violento, potencialmente“, dijo Dodes.

“Realmente no ama a nadie excepto a sí mismo. Eso no es un insulto, es un hecho psicológico. Para la gente como él todo se trata solamente de él. Si no le es útil, deja de amarlo. Eso es parte del vacío esencial de Donald Trump. Él no tiene relaciones reales con las personas … Hay algo fundamentalmente diferente en él de las personas normales. Es un estado psicótico. Cuanto más lo presionas, más ves lo desorganizado y vacío que está. Cuanto más vuela en una ira desorganizada”.

Eso es dolorosamente obvio para cualquiera que haya observado a Trump aunque sea un poco. A medida que pasa el tiempo y las presiones del cargo le pasan factura, las inseguridades, la paranoia y los delirios de grandeza ya hiperactivos de Trump se han vuelto mucho más pronunciados.

Ayer fue otra de las señales aparentemente interminables de que el presidente no es mentalmente apto para disfrutar del cargo que ocupa, y otra acusación más impresionante a sus facilitadores republicanos, que preferirían verlo arrastrar a nuestra nación por el barro antes que ceder una onza de poder.