Hace exactamente cinco días, NEMO, el Grupo de Facebook con mayor cantidad de miembros abogando en las redes sociales por el fin del criminal Bloqueo a Cuba lanzó la Acción del Millón de Voces, un llamado al Congreso de EEUU, al Secretario General de la ONU António Guterres y al Papa de la Iglesia Católica a intervenir en la eliminación de una de las más abominables agresiones por parte de la potencia más grande del mundo a una nación pequeña y asediada, pero muy digna.

NEMO dejó claro que no se trataba de una iniciativa exclusiva de este grupo, sino de una convocatoria a todos los individuos y organizaciones de cubanos en la Isla o en el mundo, y de amigos de Cuba por doquier, que se suma a los esfuerzos que durante más de 60 años ha venido realizando el pueblo cubano, liderado por su Gobierno y una cuantiosa cantidad de entidades que han dedicado un encomiable esfuerzo a este loable, y necesario, empeño.

En virtud de que a solo 5 días de haberse publicado el llamado en un Grupo con más de 100 mil miembros y luego de haberlo compartido en más de 100 otros grupos de Facebook y otras plataformas, se ha llegado a la ASOMBROSA y muy MOTIVADORA cifra de 603 firmas, el equipo de NEMO, conmovido por la reacción tan cálida que tuvo la iniciativa entre cubanos y amigos de Cuba, contrató un grupo de afamados científicos para determinar en qué tiempo se llegaría al millón de voces que puede hacer el ruido suficiente para acabar con el bloqueo, o al menos acercar el momento de su total eliminación.

.

.

Se seleccionaron sólo científicos con un extraordinario coeficiente de inteligencia y se les pagó una millonada para que idearan cómo realizar tan complejo cálculo. Luego de muchas horas reunidos y una rica discusión, los eruditos dividieron el total de las firmas logradas (603) entre el total de días (5) y llegaron a su primera conclusión: SE HA LOGRADO UN PROMEDIO DE 120.6 FIRMAS.

Luego de varias horas más de un serio debate científico, esos sabios hombres y mujeres decidieron hacer un cálculo adicional de Matemática avanzada y dividieron la cantidad final (1 Millón de firmas) entre el promedio logrado, lo que los llevó a su segunda conclusión: A ese ritmo, EN 8,292 DÍAS SE LLEGARÁ A LA META.

Todos se abrazaron emocionados, pues para nadie es un secreto que cientos de miles de ancianos y muchos más niños y adolescentes están esperando porque los adultos hagamos algo serio, fuerte y definitivo por acabar con el horrible bloqueo, que siempre ha sido cruel, sólo que en medio de una pandemia lo es mucho más. Pero…

… nadie sabía exactamente cuántos años representaba esa cantidad de días, hasta que un eminente científico, decano de varias facultades de matemáticas aplicadas alrededor del mundo, propuso dividir 8,292 entre 365, lo cual aún cuando existen los años bisiestos, nos arrojaría un dato muy aproximado a la realidad. Y entonces se disiparon las tinieblas y la luz de la ciencia se abrió paso desafiante ante el desconcierto del resto del equipo:

A ese paso, llegaremos al MILLÓN de firmas en poco menos de 23 años

Claro, muchos ancianos que hoy claman por el fin del bloqueo ya no estarán entre nosotros, y muchos niños habrán perdido totalmente su inocencia viendo la pasividad o la inconsistencia de sus padres y otros adultos, pero lo importante es tener una fecha… sólo que tenemos otro pequeño problema: dentro de 20 años ya no estará el Papa Francisco, ni António Guterres y quien sabe si aún existe Congreso en EEUU, pero no importa, aguerridos cubanos, sigamos la marcha que vamos bien, MUY BIEN.

.

Bueno, y ahora basta de ser sarcásticos. Decía Cassandra Clare que los que usan el sarcasmo tienen la imaginación en bancarrota, y quizás sea cierto. Quienes en la Isla, en USA y en el mundo estamos luchando a capa y espada por eliminar el bloqueo hemos exprimido hasta los últimos recursos de nuestra imaginación buscando el apoyo de esa «mayoría» que decimos estar contra el bloqueo. Y hemos logrado que muchos nos apoyen, pero siguen siendo RELATIVAMENTE POCOS, y por supuesto, TOTALMENTE INSUFICIENTES.

Puentes de Amor pasó meses, creo que más de 1 año para conseguir unas 26 o 27 mil firmas en una poderosa carta que pudo y debió haber tenido mucho mayor apoyo de cubanos y amigos de Cuba.

Los organizadores de las Caravanas, y muy en específico las de Miami, hacen un enorme (y muy valiente) esfuerzo cada mes para lograr una participación masiva y hasta ahora lo que más se ha logrado es poco más de 100 autos y un puñado de bicicletas. Otras iniciativas han corrido con igual suerte… y NEMO no podía ser diferente: hay una enorme masa de gente buena, que sabemos está en contra del bloqueo, pero muchos no se mueven, no toman acción, no hacen nada y esperan a que lo hagan otros. Suena triste, pero es la fea verdad.

Todos sabemos:

  • que muchos se sienten decepcionados, desanimados, desmotivados, que ya no creen que se pueda lograr nada, hagamos lo que hagamos…, pero deberíamos recordar a Martin Luther King cuando nos advertía: «Debemos aceptar la desilución finita, pero nunca perder la esperanza infinita«.
  • que muchos no tienen Internet, o megas, o incluso computadoras o teléfonos celulares y es una gran «condicionante«, pero no es una justificación universalmente válida: conocemos personas que se unieron a NEMO desde el celular del hermano o la amiga, o desde la compu del trabajo de su primo.
  • que el algoritmo y los censores humanos de Facebook bloquean a própósito y ponen en sus listas de «distribución reducida» todo lo que huela a progreso y, muy en específico, lo relacionado con nuestra lucha contra el Bloqueo.
  • que todos tenemos mil ocupaciones y otras mil preocupaciones, que el tiempo no alcanza, pero todos solemos buscar unos minutos cuando se trata de una prioridad.

En fin, podemos buscar cientos de causas, reales y no tan reales, podemos justificarnos de miles de formas diferentes, pero al final, son sólo eso, EXCUSAS.

El bloqueo lleva ya más de 60 años en pie, se ha hecho casi de todo durante esos años y por miles o millones de personas y no se ha logrado nada, pero sí se puede… porque hay UNA COSA que NO hemos hecho:

demostrar fehacientemente y sin lugar a dudas que somos la MAYORÍA, la mayoría de los cubanos de la Isla, de los cubanos que vivimos por el mundo, la mayoría de los estadounidenses y de los amigos de Cuba en tantas partes… pero eso no se demuestra enunciándolo, o levantando un cartel.

.

.

Eso se demuestra participando, involucrándose en las peticiones, las iniciativas, las Caravanas (por cierto, el Domingo 26 es su próxima edición y hay que apoyarla) y la Acción del Millón de Voces, porque este encierra dos palabras claves: ACCIÓN y MILLÓN.

Tenemos que ser millones y tenemos que tomar acción. Deja de hacer lo que estés haciendo por 30 segundos, HAZ CLIC AQUÍ y firma ese llamado al Congreso de los EEUU, al Secretario General de la ONU y al Papa Francisco. Luego invierte otros 30 segundos en compartirlo con tus amigos. Tenemos que sumar nuestras voces a un CLAMOR tan grande que no pueda ser ignorado.

Seamos cubanos o no, si queremos de verdad a Cuba, ¡tenemos que ACTUAR! Si de verdad defendemos la soberanía de un pueblo digno y solidario, ¡tenemos que ACTUAR! Si de corazón nos importan esos niños y ancianos sin suficientes alimentos y medicamentos, ¡tenemos que ACTUAR! Si no queremos esperar 23 años o quien sabe cuántos más,

¡Tenemos que ACTUAR! ¡Y tenemos que actuar AHORA!