El vicepresidente Mike Pence visitó ayer el USS Hary Truman para dar un discurso a algunos de nuestros valientes hombres y mujeres y, como suele suceder con esta extraña y embarazosa administración, ya han comenzado a surgir informes poco halagadores sobre el viaje.

Según Brendan Ponton, de WTKR-TV, a los marineros se les dieron instrucciones muy extrañas sobre cómo deberían dar la bienvenida a la llegada del Vicepresidente. Les dijeron que “aplaudieran como si estuviéramos en un club de nudistas“.

El símil es extraño debido a lo profundamente obvio que es que una visita oficial de un funcionario de alto rango de la Casa Blanca se discuta de esa manera, pero es doblemente extraño cuando se considera que Pence es un radical religioso tan espeluznantemente idiota que se niega a cenar o viajar solo con cualquier mujer que no sea su esposa. Uno solo puede imaginar lo molesto que estaría si supiera que los marineros le estaban aplaudiendo como si fuera una bailarina exótica.

Más allá de eso, la singular noticia nos está diciendo que los funcionarios a cargo de preparar a los marineros para la llegada de Pence pensaron que era necesario alentar el aplauso, como si el Vicepresidente fuera tan impopular que no hubieran fingido entusiasmo por él a menos que se lo indicara expresamente.

Tal vez sea una cosa aparentemente menor, pero también es el tipo de cosas por las que Fox News habría perdido la razón colectiva si hubiera ocurrido bajo la administración de Obama.

Los conservadores se hubieran sentido indignados de que nuestros hombres y mujeres militares estuvieran siendo utilizados como accesorios y les fueran dadas tales órdenes. Una vez más, vemos que los republicanos tienen un doble estándar en cuanto a cómo se comportan en comparación con los demócratas.

Brendan Ponton: “A bordo del USS Harry Truman donde el Vice Presidente hablará a los marineros esta tarde”.

Brendan Ponton: “Los marineros reciben instrucciones de “aplaudir como si estuviéran en un club de desnudistas” cuando llegue el VP (y no es broma)”.
.


.

Sí Brendan, no es broma, pero por un lado da risa sólo imaginar la cara que pusieron los bravos marines cuando recibieron semejante instrucción. Y por el otro, da mucha pena ver el nivel de degradación que acompaña por doquier a esta administración.