Los multimillonarios de Estados Unidos están repentinamente muy, muy nerviosos por todas estas conversaciones que están ganando fuerza en las primarias demócratas acerca de un “aumento de impuestos a los más ricos” y sobre  larectificación de la desigualdad de ingresos más repugnante que esta nación haya visto desde antes de la Gran Depresión“.

A medida que los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders, defensores de la justicia económica, forjan un segmento sustancial de apoyo en las primarias demócratas 2020 (casi el 40% de los votantes entre los dos), la clase oligarca y sus lamebotas están presionando el botón de pánico.

El multimillonario Michael Bloomberg planea lanzarse a la carrera primaria demócrata para tratar de “enderezar el barco“, mientras que el multimillonario y CEO de MorganChase, Jamie Dimon, se queja de que Warren está “vilipendiando a las personas exitosas” (cosa que ella no está haciendo, y él “ganó31 millones de dólares el año pasado) .

Incluso el multimillonario normalmente callado, Bill Gates, se metió en la acción, criticando indirectamente el impuesto sobre el patrimonio propuesto por Warren y rechazando implícitamente descartar que él pueda votar por Trump si se le privara de demasiado de su dinero.

Cuando dices que debería pagar $ 100 mil millones, entonces estoy empezando a hacer un poco de matemática sobre lo que me queda“, se quejó Gates a Andrew Ross Sorkin del New York Times, sabiendo muy bien que -en el dado caso que eso fuera así, que no lo es,- le quedarían “solamente” nueve mil millones de dólares. – Aún más dinero del que él o las generaciones de sus descendientes podrían gastar, además de que crecería muy rápido por estar actualmente basado en CAPITAL y no en TRABAJO.

Pero fueron los vergonzosos saqueadores de FOX News quienes tuvieron las críticas más impresionantes del impuesto sobre la riqueza de Warren. Con toda seriedad, Brian Kilmeade (que tiene un patrimonio neto de $ 8 millones) de Fox & Friends, estaba horrorizado ante la perspectiva de que los mega ricos tuvieran que “vender una isla” para pagar el impuesto sobre la riqueza, ya que gran parte de la riqueza de la oligarquía no está en activos líquidos.

La corresponsal de FOX Business, Susan Li, se unió al equipo de anfitriones de Stepford para quejarse de cómo las propuestas de Warren eran “negativas en el mercado de valores” (84% de todas las acciones son propiedad del 10% más rico de los estadounidenses) y con una cara seria aseguró a sus televidentes que todos los titanes de los fondos de cobertura, es decir, las mismas personas que tendrían que dejar de atesorar su riqueza y evitar que circule en la economía, todos están de acuerdo en que una presidencia de Warren sería terrible para los mercados bursátiles, mientras que una reelección de Trump significaría un aumento del 15% en el mercado de valores (lo que, nuevamente, beneficiaría en gran medida al 10% más rico de los estadounidenses).

Y todo eso condujo a esta discusión (transcripción cortesía de Media Matters For America):

STEVE DOOCY: Pero tienen miles de millones de dólares, Susan, pueden pagarlo. Eso es lo que ella diría.

SUSAN LI: Pueden permitírselo, y sí, eso es lo que ella diría. Y, ya sabes, dicen que no nos importa pagar impuestos más altos. Escuchó a Bill Gates allí la semana pasada diciendo: OK, estoy dispuesto a pagar $ 20 mil millones en impuestos. Esta bien. Pero cuando ya son $ 100 mil millones, y esa es probablemente la mayor parte de su riqueza. Ahí es cuando cambian las matemáticas y los cálculos.

KILMEADE: Me lo señalaron y usted lo sabe mucho mejor. Muchos de estos 700 multimillonarios que tenemos no son líquidos. Entonces lo tienen en activos.

LI: Bien.

KILMEADE: Entonces, ¿qué estamos haciendo? Tengo que vender una isla para poder pagar?

LI: O tal vez ya el dinero esté en sus inversiones de ultramar.

Sí, podrían tener que vender una isla. Si eso es lo que se necesita para brindar atención médica a todos, rejuvenecer nuestras escuelas, reparar nuestra infraestructura vieja y descuidada, iniciar una revolución de energía verde y detener el desorden de los escandalosos agujeros que los recortes de impuestos republicanos han abierto en el presupuesto federal, entonces sí, algunos multimillonarios podrían tener que capitalizar sus islas secretas y entregar su parte justa a la sociedad.

Comentarios como este muestran cuán desconectada está la clase alta con las necesidades de los estadounidenses comunes y cuán profundamente insana es su obsesión con su riqueza mal obtenida.

Es nuestra obligación moral ayudarlos a superar ese craso error. ¿Cómo? Eligiendo a alguien que ponga algo de freno a su insaciable codicia.