A los Republicanos les encanta justificar sus esfuerzos de supresión de votantes contra probables votantes Demócratas, alegando la existencia de cantidades sustanciales de fraude electoral cometidos por políticos corruptos de la oposición.

Sin embargo, estas afirmaciones parecen no solo falsas, sino también hipócritas, dado que la gran mayoría de los fraudes electorales detectados en este país han sido cometidos por los propios republicanos.

Hubo elecciones para el Congreso en ele 2018 en el noveno distrito de Carolina del Norte que tuvieron que ser anuladas y celebradas por segunda vez después de que un operativo republicano recogió ilegalmente, y a veces rellenó, las boletas en ausencia con el nombre del candidato republicano.

Eso sin mencionar la extrema aglomeración partidista en estados con mayorías republicanas en sus legislaturas locales y las tácticas de mala calidad de la represión de los votantes promulgadas a través del cierre de los colegios electorales en distritos muy democráticos y la limitación de las oportunidades de votación anticipada y los otros métodos antidemocráticos utilizados para garantizar que el candidato republicano no tenga que luchar en una contienda justa.

Ahora, otro de los trucos electorales sucios del partido republicano ha salido a la luz con los cargos de fraude electoral presentados contra dos políticos republicanos de Ohio por distribuir ilegalmente boletas de muestra falsas en un concurso local.

Ben Garbarek, un reportero de la afiliada local de ABC WSYX, reveló en Twitter que el candidato republicano a Auditor de Marion City, Robert Landon, y un funcionario del Partido Republicano del Condado de Marion, John Matthews, han sido acusados ​​de violar las leyes electorales que prohíben la distribución de literatura de campaña diseñada para imitar boletas de muestra oficiales.

Ben Garbarek: “NOVEDADES: dos personas han sido acusadas de distribuir boletas de muestra falsas. Uno de los acusados ​​es Robert Landon, el candidato republicano a Auditor de Marion City. El otro acusado es John Matthews, un funcionario republicano de Marion Co.”.

Ben Garbarek: “El director de derecho de Marion dijo que Landon admitió haber distribuido las boletas de muestra mientras Matthews las producía. Landon enfrenta un segundo cargo de imitar a la junta electoral. Todos los cargos son delitos menores de primer grado”..
.


.

De acuerdo con la ley de Ohio, los partidos políticos y los candidatos tienen prohibido distribuir boletas de muestra. La ley también exige que las boletas de muestra genuinas estén en papel de color para distinguirlas de las boletas reales utilizadas el día de las elecciones. Las papeletas falsas que pasaron Landon y Matthews se imprimieron en papel blanco y destacaban a los candidatos republicanos.

Si son declarados culpables, los dos políticos republicanos podrían recibir una multa de $ 1,000 y enfrentar hasta seis meses de prisión.

Landon, el candidato que se beneficiaría de los materiales fraudulentos de la campaña, también se enfrentó al cargo adicional de “imitar a la junta electoral“.

Por su parte, Matthews aparentemente es un delincuente reincidente, según The Columbus Dispatch, anteriormente fue sorprendido haciendo campaña mientras laboraba como trabajador de apoyo de reclamos para la Comisión Industrial de Ohio en marzo del 2017. El funcionario republicano se declaró culpable en ese entonces de un delito grave de cuarto grado (robo en el cargo) y fue sentenciado a un año de libertad condicional y se le ordenó pagar más de $ 4,000 en restitución al estado.

Al parecer, algunos republicanos consideran que la democracia es solo un juego más para ganar a toda costa, incluso si la trampa es el único camino que tienen para la victoria. No parece importar si las elecciones son para una oficina local menor o para la presidencia de los Estados Unidos. Mientras mantengan el poder, los métodos que usan para lograrlo son irrelevantes a sus propios ojos.