La línea entre la insatisfacción política, combinada con la frustración por las consecuencias para la salud pública de la pandemia de COVID-19, y la enfermedad mental es tan delgada en estos días que a veces las hace indistinguibles.

El último ejemplo proviene de Scottsdale, Arizona, el rico suburbio de Phoenix que, como el resto de Arizona, actualmente está experimentando una fuerte tendencia al alza en las infecciones por COVID-19 y ha instituido un requisito obligatorio de usar máscara para cualquiera que salga en público.

Para una mujer que compraba en una tienda Target local, fue una exhibición de máscaras faciales a la venta lo que le desencadenó un alboroto destructivo y profano, del cual estaba tan orgullosa que ella misma grabó un video de sus acciones, acciones aparentemente inspiradas por su creencia en las locas teorías de conspiración propuestas por los seguidores de QAnon.

Enfurecida por la presencia de máscaras que aparentemente ella cree que son parte de una gran conspiración de izquierda para privarla de sus derechos de infectar a otros, la mujer comenzó a arrancar máscaras del exhibidor y arrojarlas alrededor de la tienda mientras escupía obsesivamente una glosalia vulgar de desvaríos lunáticos.

“¡Esta mierd* se ha acabado!” gritó ella antes de repetir furiosamente sus palabras una y otra vez. “Esta mierd* se ha acabado’. ¡Encima! Esto se acabó. Esto se acabó. Esto se acabó. Esto se acabó. Esto se acabó. Esto se acabó. A la mierd* esta mierd*! No lo estoy aceptando. No lo estoy aceptando. No, no lo estoy aceptando. Ya no queremos esto”, se quejó mientras destruía las máscara cuidadosamente colocadas en la tienda.

Asombrados empleados de Target trataron de detenerla, pero aparentemente sintió que el color de su piel le daba derecho a causar cualquier daño que quisiera, ya que lo comparó con el daño causado por los saqueadores oportunistas en las protestas de BLM a quienes sintió que se les permitía escapar sin consecuencias .

De alguna manera, la devota de QAnon con el cerebro lavado salió de la tienda sin ser detenida, pero pronto encontró a la policía de Scottsdale en su puerta, en el momento en el que decidió transmitir en vivo su arresto en Instagram mientras afirmaba que era portavoz de la Casa Blanca y QAnon, preparándose para una defensa de locura creíble una vez que su caso se abra camino a través del sistema de justicia.

Con suerte, recibirá el tratamiento de salud mental que tan obviamente necesita como resultado de su comportamiento y posterior arresto.

Mientras tanto, puedes ver su Freakout de Target en los videos adjuntos a continuación.

Fifty Shades of Whey: una mujer de Scottsdale, AZ, estaba tan molesta con Target por vender máscaras que atacó su exhibición … (cont.)

Fifty Shades of Whey: … luego fue arrestada mientras se grababa en IG Live diciendo que es portavoz de QAnon y la Casa Blanca y que “llamó a donald trump y le preguntó “por qué no puede compartir ninguna “información clasificada”.

.

.