.

EL RUEGO DE NUESTRA REDACCIÓN: Se avecinan tiempos difíciles, donde es prioridad mantenerse informados. Mientras otras publicaciones han comenzado a cobrar o piden donaciones, nosotros lo único que humildemente te pedimos es que vayas a nuestra página de Facebook y nos regales un LIKE. Muy agradecidos de que nos puedas apoyar en eso. Gracias. CLICK AQUÍ

.

Todos estamos hartos de las mentiras y las payasadas de Trump y sus compinches, muy en especial las del tal Rudy Giuliani. Ahora un congresista demócrata de Nueva Jersey parace que también se hartó de la rabieta posterior a la derrota de Donald Trump y ahora está luchando contra el equipo legal que ha presentado tantas demandas infundadas impugnando los resultados de las elecciones.

De una forma activa y combativa, como la que necesitamos ver con más frecuencia en las filas del Partido Demócrata, el representante Bill Pascrell (D-NJ) ha presentado una demanda en cinco estados diferentes tratando de inhabilitar al abogado principal que encabeza el equipo legal de Trump y a otros 22 abogados involucrados en la presentación de lo que él considera mociones frívolas que buscan invalidar votos emitidos legalmente en estados decisivos y revocar la resultados legítimos de las elecciones para darle a Trump un segundo mandato.

“Vivimos juntos en circunstancias nacionales extraordinarias y cada vez más peligrosas. En la actualidad, nuestro presidente en funciones se ha negado a aceptar el resultado de nuestras elecciones nacionales y está atacando la integridad de nuestro sistema electoral para mantenerse en el poder”, dijo el congresista frustrado al explicar sus motivaciones para emprender las acciones legales. “El patrón de comportamiento de estos individuos para llevar a cabo el siniestro incendio provocado del Sr. Trump es un peligro no solo para nuestro sistema legal, sino que también no tiene precedentes en nuestra vida nacional”.

El oprobioso ejército de abogados que asiste a Trump se ha reducido a medida que firmas de renombre se han retirado de representar al obtuso presidente, probablemente debido a la escasez de pruebas para respaldar las afirmaciones que Trump quiere que hagan en los tribunales y por el temor de que el daño asociado con los esfuerzos circenses para socavar nuestra democracia tendrán en su reputación.

Viéndolo desde la altura de las cicunstancias actuales, podríamos asegurar que las empresas que temprano abandonaron el barco de la campaña de Trump mientras naufragaba, pueden haber sido clarividentes dada la amenaza de inhabilitación que conlleva el desafío legal del congresista Pascrell.

Partiendo del hecho de que la campaña de Trump y sus aliados republicanos han perdido o se han visto obligados a retirar 32 de los casos que presentaron en sus disputas electorales, el representante Pascrell acusó a Giuliani y a los demás miembros de su grupo de trabajo legal de presentar repetidamente demandas frívolas con el objetivo no declarado de destruir la confianza de los ciudadanos estadounidenses en los sistemas electorales del país.

El congresista Pascrell presentó los cargos en cartas a colegios de abogados y autoridades legales en Nueva York, Nevada, Michigan, Pensilvania y Arizona.

“La administración de las elecciones de estos estados fue sólida y no hay evidencia de malversación o fraude sistémico en ninguno de ellos”, dijo Pascrell. “Sin embargo, el señor Giuliani ha participado en la presentación de una serie de demandas absurdas que buscan anular la voluntad de los votantes en estos estados y ha causado un daño irreversible a la confianza pública en la justa administración de nuestras elecciones”.

Si bien Nueva York no es un estado indeciso como los otros cuatro en la lista, es un mercado importante para los servicios legales y una inhabilitación en el estado podría tener graves consecuencias para las perspectivas de ganancias futuras de Giuliani y los otros abogados de Trump. Las reglas de conducta profesional de Nueva York para abogados con licencia prohíben la presentación de demandas frívolas y clasifican la deshonestidad, fraude, engaño o tergiversaciones como mala conducta profesional.

“Al llevar a cabo esa perversión, claramente han violado las Reglas de Conducta Profesional que juraron mantener y deberían enfrentar la sanción más severa que su cuerpo pueda imponer: la revocación de sus licencias legales”, insistió indignado el representante Pascrell.

Para una administración que aún no ha enfrentado consecuencias graves por su violación de las normas democráticas, la decisión del congresista Pascrell de sancionar a los abogados que lideran la acusación legal permite y defiende las delirantes teorías de conspiración de Donald Trump sobre las elecciones, -una que perdió por más de seis millones de votos, – puede ser la forma más eficaz de detener los desafíos espurios de la campaña.

Ciertamente, sería emocionalmente satisfactorio ver al menos a algunos de los actores de la campaña del payaso Trump enfrentar las consecuencias del trauma que han causado a la gente de nuestro país.

Puede que no sea tan satisfactorio como ver a Trump, su familia y sus facilitadores republicanos responsabilizados legal y financieramente por sus fechorías, pero al menos es un buen comienzo.

.

NOTA DE LA REDACCIÓN: Se avecinan tiempos difíciles, donde es prioridad mantenerse informados. Mientras otras publicaciones han comenzado a cobrar o piden donaciones, nosotros lo único que humildemente te pedimos es que vayas a nuestra página de Facebook y nos regales un LIKE. Muy agradecidos de que nos puedas apoyar en eso. Gracias. CLICK AQUÍ

.