Ayer en la tarde, el presidente Donald Trump pintó un blanco en la parte posterior de la representante Ilhan Omar (D-MN) con un asombroso montaje de video de un clip fuera de contexto de sus recientes comentarios en el Consejo para las Relaciones Estadounidenses-Islámicas con filmaciones de los ataques terroristas del 11 de septiembre.

Su intención era claramente difamarla como simpatizante de los terroristas y posiblemente provocar violencia contra ella, haciendo que uno de sus partidarios psicopáticos y fuertemente armados siguiera adelante con una de las innumerables amenazas de muerte que ella recibe todos los días.

La Representante Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY) fue una de las primeras miembros del Congreso en usar Twitter en su defensa, y acusó correctamente a Trump por poner su vida en peligro y cuestionó a sus colegas por su silencio, especialmente al liderazgo, que aún no ha emitido ningún tipo de declaración en su defensa desde que comenzó la campaña de desprestigio de derecha a principios de esta semana.

Alexandria Ocasio-Cortez: “Los miembros del Congreso tienen el deber de responder al ataque explícito del Presidente hoy. La vida de Ilhan está en peligro. El hecho de que nuestros colegas se callen es ser cómplice cuando el objetivo directo y peligroso es un miembro del Congreso.

Tenemos que hablar”.

“Primero vinieron por los socialistas, pero yo me callé porque no era socialista…”

.

.

Los candidatos presidenciales, el senador Bernie Sanders (I-VT) y la senadora Elizabeth Warren (D-MASS) también se llegaron a Twitter para compartir mensajes de solidaridad y apoyo con Ilhan Omar frente a una campaña de demonización rabiosamente racista por parte de Trump y sus amigos.

Bernie Sanders: “Ilhan Omar es una líder con fuerza y ​​coraje. No retrocederá ante el racismo y el odio de Trump, y tampoco lo haremos nosotros. Los asquerosos y peligrosos ataques contra ella deben terminar”.
.

.

Elizabeth Warren: “El presidente está incitando a la violencia contra una congresista en ejercicio, y todo un grupo de estadounidenses en base a su religión. Es asqueroso. Es vergonzoso. Y cualquier líder electo que se niegue a condenarlo, comparte la responsabilidad”.
.

.

No se puede subestimar lo peligroso que es tener al presidente de los Estados Unidos involucrado en este tipo de intrigas racistas, y el valor que está demosmostrando Ilhan Omar negándose a retroceder ante el viejo terror blanco. Con suerte, la portavoz Pelosi y el líder de la minoría Schumer estarán ocupados planeando sus respuestas a esta abominable incitación contra uno de sus representantes mientras nosotros escribimos este artículo.