Han pasado casi 3 años y buena parte de los estadounidenses siguen extrañando al hombre respetuoso y amable hasta con sus más acérrimos oponentes políticos; al hombre que sabía hablar, escribir y comportarse, tanto en el país como en el extranjero, al padre, al amigo, al PRESIDENTE con letras mayúsculas.

Ahora a quien pretenda convertirse en el próximo presidente, le sería prudente prestar atención a los consejos dado por el ex presidente Barack Obama en un reciente evento en San Francisco, particularmente porque todos sabemos que el presidente actual seguramente lo ignorará por completo.

Uno puede estar bastante seguro de que Donald Trump no solo no seguirá las instrucciones de Obama sobre cómo navegar con éxito el proceso de toma de decisiones presidenciales, sino que probablemente publicará un tweet atacando a su predecesor por hacer una sugerencia tan diametralmente opuesta a la propia rutina diaria de Trump.

Sin embargo, los últimos consejos del presidente legítimamente elegido (con la mayoría del voto popular) sobre cómo lidiar con la avalancha de responsabilidad y las decisiones difíciles que el ocupante de la Oficina Oval inevitablemente enfrenta, suena como el tipo de consejos que podría ayudar a Trump a salvar su desastrosa administración, si tan solo tuviera la inteligencia y la disciplina para seguirlos.

Trump ya falló en prestar atención al primer consejo que Obama ofreció, que es “asegurarse de tener un equipo con una diversidad de opiniones a su alrededor“. Es difícil decir que el presidente actual tiene un “equipo” a su alrededor, mucho menos uno con una amplia gama de puntos de vista sobre los problemas importantes que enfrenta la nación, dada la rotación constante que ha sufrido su administración y la cantidad de funcionarios “interinos” que ocupan puestos que deberían tener líderes permanentes.

Sin embargo, es la segunda advertencia de Obama la que Donald Trump tendría más problemas para prestarle atención.

“La otra cosa que es útil es no mirar televisión o leer las redes sociales”, dijo el ex presidente. “Esas son dos cosas que te recomendaría, si eres nuestro presidente, que no hagas. Crea mucho ruido y nubla tu juicio”.

Si el presidente Obama aprendió esa lección de su propia experiencia u observando al hombre que lo siguió en la Casa Blanca no es algo que compartió con la audiencia en el evento organizado por la empresa de análisis de datos Splunk a la cual se dirigió.

Obama compartió la metáfora de su experiencia al asumir la presidencia en medio de la mayor crisis financiera que golpeó a Estados Unidos desde la Gran Depresión, en un momento tan inestable y de rápido movimiento, estar a cargo de la nación es como “beber de una manguera de bomberos “, describió poéticamente su propia impresión de ser arrojado al extremo de la debacle económica del 2008.

“Eso es doblemente cierto cuando estás en medio de una crisis”, agregó Obama.

Al explicar que es imposible que una persona digiera toda la información necesaria para tomar decisiones informadas en situaciones como esa, Obama enfatiza la indispensabilidad de un equipo talentoso y reflexivo listo para dar datos, contexto y consejos informados sobre el problema en cuestión .

“Entonces, lo que tienes que hacer es crear un proceso en el que tengas la confianza de que cualquier información que haya disponible se ha seleccionado y clasificado”, aconsejó Obama.

La prevalencia de la “opinión envuelta como un hecho“, el clickbait (las noticias “anzuelo“, sólo para lograr que la gente haga clic), y el panorama distorsionado de las redes sociales hacen que la importancia de asesores de confianza que puedan filtrar el ruido sea aún más crucial, subrayó el ex presidente.

“Lo que significa es que si eres susceptible a preocuparte por lo que dicen las encuestas o lo que esta persona podría decir sobre este tema, o comienzas a confundir la intensidad de la pasión de un pequeño grupo de personas con un sentido más amplio sobre su país o las personas que saben algo sobre el tema, eso influirá en su toma de decisiones de una manera poco saludable “, dijo Obama.

A estas alturas, uno podría estar pensando que los consejos de Barack Obama para el próximo presidente se podrían resumir en una forma más suscinta, simplemente diciéndoles que no actúen como Donald Trump.

Dado que el presidente actual pasa su “tiempo ejecutivo” tuiteando en vivo las noticias de Fox News que aparentemente nunca están ausentes de su campo de visión, solo se preocupa por las opiniones de su base cada vez más reducida y que responde a cada evento social a partir de cualquier encuesta leve y vacilante de los medios como si se tratara de una gran crisis internacional, al tiempo que responde a los principales problemas mundiales tratando de descubrir cómo le afecta personalmente a él y a su negocio familiar, entonces esa versión abreviada de los comentarios del presidente Obama es todo el consejo que cualquier aspirante a candidato realmente necesita:

Simplemente no seas como Donald Trump.