El odio de Trump hacia el fallecido senador John McCain se está convirtiendo rápidamente en un elemento prominente de su presidencia. Todos sabemos que evadió servir en el ejército mientras que McCain se negaba a entregar información a los norvietnamitas a pesar de haber sido brutalmente torturado.

El presidente se siente extremadamente inadecuado cuando se compara a sí mismo con McCain. El legado del senador puede ser cuestionado por las  políticas que apoyó, pero nadie puede impugnar su patriotismo, un rasgo vital del que carece el actual ocupante de la Oficina Oval.

Así que vamos a frotárselo en la cara. Las organizaciones de veteranos han decidido celebrar el 4 de julio repartiendo camisetas en el D.C. con la imagen de McCain, según reporta The Hill. VoteVets, una organización abiertamente anti-Trump, se ha asociado con Rags of Honor para la iniciativa. Tienen la intención de distribuir el atuendo durante lo que seguramente será el discurso absolutamente insano de Trump en el National Mall.

Las camisas presentarán el barco destructor de la Armada que la administración exigió que se moviera durante la visita de Trump a Japón porque su delicada sensibilidad no podía soportar ni siquiera ver el nombre del hombre a quien la historia considerará un millón de veces mejor que él mismo. La camisa dice “Big Bad John” (el Gran y Duro John), el apodo para el barco en cuestión, que es un apodo mucho más afectivo que el hombre anaranjado y grasiento sobre el que estamos discutiendo jamás tendrá.

“Ya sea el senador McCain, su padre, su abuelo o sus hijos, la familia McCain ha dado más a este país que la mayoría, y el cumpleaños de Estados Unidos parece ser un buen momento para honrar ese servicio y sacrificio. Después de todo, ellos le gustan a la gente, y no hay muchas oportunidades para hacer posible este tipo de celebraciones “, dijo Mark Doyle, el hombre que fundó Rags of Honor.

El presidente se enfrentará a dos opciones: ignorar esta noble protesta o confrontarla. Esta última lo revelaría una vez más como la criatura vil que habita en su corazón, un hombre que finge amar a los militares mientras realmente desprecia a los que sirvieron en su lugar.

Este 4 de julio, todos podemos celebrar a los Estados Unidos recordándole a su presidente que él no defiende aquello en lo que creemos.