Trump sabe que sin victorias significativas propias que mostrar no podría resultar elegido. Y dado que no tiene logros reales sobre los que construir su plataforma de reelección del 2020, el Donald se inclina una vez más hacia la difamación de sus rivales demócratas con descaradas mentiras.

Sus esfuerzos para lograr que el actual presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, inicie una investigación fabricada sobre Joe Biden y su hijo Hunter ya han fracasado, lo que resultó en la apertura de una investigación oficial de juicio político.

Sin embargo, en lugar de retroceder, Trump continúa difundiendo teorías de conspiración y recién llegó al extremo de pedir públicamente a China y Ucrania que investiguen a los Bidens.

El presidente quiere que sus seguidores crean que cuando Joe Biden era vicepresidente, presionó para que despidieran a un fiscal ucraniano para salvar a su hijo de una investigación criminal. Lo que realmente sucedió fue que el gobierno de Obama con la ayuda de Biden presionó para que el fiscal ucraniano Viktor Shokin fuera expulsado debido a acusaciones creíbles de corrupción dentro de su oficina.

En ese momento, Estados Unidos estaba tratando de hacer que Ucrania limpiara algunos de los elementos criminales más atroces dentro de su gobierno y, a este respecto, Biden y la administración parecen haber tenido éxito. Hunter Biden nunca fue incriminado en ningún tipo de fechoría. Trump convenientemente no menciona ninguno de estos detalles en sus ataques.

Ahora, el ex presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, ha dado un paso adelante y acabó destruyendo la ya tenue narrativa de Trump. Bloomberg informa que Poroshenko ha declarado que en ningún momento durante su mandato el entonces vicepresidente Biden le pidió que abriera o cerrara cualquier caso criminal.

“El ex vicepresidente, al menos en conversaciones personales, no planteó ninguna solicitud para abrir o cerrar ningún caso concreto”, dijo Poroshenko, rechazando las afirmaciones de Trump de lo contrario.

Poroshenko explicó que la expulsión de Shokin era muy deseada en su país y que activistas, funcionarios del gobierno y medios de comunicación ucranianos presionaron rigurosamente por su destitución. Para ponerlo en perspectiva, declaró que 2/3 del parlamento ucraniano votaron a favor de la renuncia del fiscal. El propio Poroshenko aceptó la renuncia de Shokin porque creía que eso podría “restaurar la confianza pública” en la oficina de Shokin y ayudar a “hacer avanzar al país“.

Poroshenko luego dejó en claro que Ucrania está interesada en obtener el “apoyo bipartidista” de los Estados Unidos y no está interesada en ser la favorita de los demócratas o los republicanos.

“Es muy importante asegurar ese soporte en este momento. No debe ser dañado como resultado de procesos internos en los Estados Unidos y no debe depender del resultado de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos “, explicó el ex presidente.

Con la ayuda de Poroshenko, la última teoría de conspiración de Trump se ha reducido a escombros. Primero quedó demostrado en una carta firmada por varios republicanos que lo que hizo Biden contó con el apoyo bipartidista en aquel momento. Y ahora esto terminó de rematar sus moribundos argumentos.

Dicho esto, es poco probable que nuestro presidente, que se opone siempre a la verdad, se retire ante algo como “hechos“. Su investigación de juicio político debe proceder y corresponde a cada estadounidense rechazar las campañas de desinformación del movimiento MAGA.

.

El Frente Internacional Anti Trump (FIAT) se solidariza con el resto de las organizaciones que en todo el país hoy piden la destitución de Trump. Tú puedes hacer la diferencia HACIENDO CLIC AQUÍ y regalándonos un “ME GUSTA” e invitando a tus amigos a unirse a nosotros. Por favor, no lo dejes para después. Actúa AHORA.

.