Se que la desesperación y la impaciencia son malas consejeras. Veo, con esas buenas intenciones que a veces pavimentan el camino al infierno, criticas tremendas al ¨establishment¨ del DNC (Comité Nacional Demócrata) y hasta confusión con el rol de esta institución y de la Comisión Federal de Elecciones (FEC por sus siglas en inglés) . Y hablamos de una aparente pasividad de los demócratas que ¨no se movilizan¨ ante el trumpismo nuestro de cada día.

¿Que entendemos por movilizarse?

Empecemos por decir que el Partido Demócrata tiene un amplia historia de movimientos para promover las bases (Grassroots movements) desde 1912. La promoción de las bases implica comunicarse con el público en general y llevarlos a involucrar a funcionarios electos a nivel local, estatal y federal. Los defensores de las bases sensibilizan al público sobre las diferentes cuestiones para que el público en general pueda influir en la percepción pública, las regulaciones y las políticas públicas. Mientras que el cabildeo directo es llevado a cabo por grupos de presión profesionales (lobbies) que traen argumentos a la vez que una medida específica a los legisladores y funcionarios gubernamentales, la defensa de las bases se basa en el activismo basado en los ciudadanos.

He incluido abajo una referencia de algunos importantes ¨grassroots¨ que están a tope en estas elecciones. Yo, por ejemplo, soy miembro de Indivisible.

Hay cientos de iniciativas en cada estado para aumentar el registro de votantes (importantísimo) llevadas a cabo por demócratas. Son organizaciones sin fines de lucro, llevadas por una mayoría de voluntarios. Algunos nombres (buscar las páginas web) son : Your Voice, Your Power, Center for American Progress, League of Woman Voters, Rock the Vote, Brands for Democracy, etc. sin mencionar la iniciativa de Stacey Adams, Fair Fight 2020 que capacita a los miembros del personal en los estados cruciales en esta campaña para ayudar a reparar las listas inexactas de electores, lidiar con la escasez de máquinas de votación y papeletas provisionales, y adoptar reglas estandarizadas en torno al escrutinio de las papeletas en ausencia.

No estoy incluyendo movimientos mas a la izquierda, anticorporativos como Occupy Wall Street o Popular Resistance que no están alineados al partido demócrata y que se definen como ¨movimientos por la paz y la justicia económica, racial y ambiental juntos en un movimiento independiente, no violento y diverso que puede poner fin al poder de la riqueza concentrada, trasladar el poder a la gente y anteponer las necesidades humanas a la codicia corporativa¨. Pero que está claro que no apoyan a Trump y que endorsan a candidatos como Bernie o Warren.

Si nos referimos a manifestaciones populares en las calles, se están produciendo con regularidad en estados y ciudades. Hubo una reciente protesta general después de fracaso del impeachment. Y pueden llamar a Jane Fonda para preguntarle que lleva haciendo en Washington DC semana tras semana en relación con el cambio climático.

¿Qué hay que salir alas calles como en Chile y quemar autobuses? No lo tengo claro.

¿Qué hay que seguir y hacer más todavía? Por supuesto.

¿Que solo hay pasividad y no hacemos nada? Pues es una falacia que solo contribuye a desmoralizarnos.

Lo que trajo el barco.