Ayer en Kentucky se produjo lo que quizás sea calificado como un acto de terrorismo doméstico, pues según el reporte de la policía, el perpetrador chocó su auto contra el edificio de la Correccional de Louisville con el objetivo de causar daños, según reporta la transmisora local WLKY.

El conductor se llama Michael Perez, de 41 años y golpeó su carro contra el inmueble a las 12.30 pm del martes 13 de Julio. Según relata el Departamento de Policía de Louisville, el hombre hizo afirmaciones en español respecto a «la intencionalidad de su acto y su desprecio por las fuerzas del orden en general«.

Se negó a hablar con los policías que lo arrestaron, pero dijo que hablaría con el oficial del correccional que «también es cubano«.

.

.

Al momento del incidente, Pérez tenía con él una pistola de pintura (BB gun) muy similar a un arma real y un afilado cuchillo.

Cuatro oficiales que se encontraban en el lobby del correccional estuvieron en serio peligro de morir, dado la proximidad con el punto en que se produjo el impacto.

Por supuesto, que una golondrina no hace primavera, pero después de haber visto los esquizofrénicos videos de Miami de esos que desaforadamente gritan «Patria y Vida«, con caras de desenfreno y turbación psicológica muy similar a la de los trumpistas que asaltaron el Capitolio el 6 de enero, y sumarle este incidente, la opinión pública estadounidense quizás le cuestione al Presidente Biden por qué aún sigue escuchando los reclamos de estos grupúsculos que no votaron por él y jamás votarán por nada que huela a democracia o progreso social.

.

.