Bloomberg informa que una flotilla de diez barcos iraníes se dirige a Venezuela. Han desactivado su Sistema de Identificación Automática de a bordo, o AIS, para que la inteligencia de señales de EE. UU. no pueda encontrarlos fácilmente. Los barcos generalmente rodean el Cabo de Buena Esperanza y luego se dirigen al noroeste hacia Caracas.

¿Intentará la administración Trump en abordar estos barcos y robar su petróleo, provocar a Irán nuevamente e interferir con el plan del equipo de Biden para restaurar el acuerdo nuclear del 2015?

La administración Trump se apoderó de cuatro petroleros iraníes en el Caribe en agosto y vendió el petróleo, a pesar de que estas acciones son ilegales en el derecho internacional del mar.

El Departamento de Justicia de Bill Barr recibió $ 40 millones por su acto de piratería. Los propietarios de los petroleros, con sede en Omán, el Reino Unido y los Emiratos Árabes Unidos, han presentado una demanda por la incautación. Barr respondió sancionando a dos de ellos.

Aunque los reporteros de Bloomberg culpan de la necesidad de Venezuela de estas importaciones únicamente a la administración de Nicolás Maduro, esto es algo injusto. Sin duda, Maduro es autoritario y un mal administrador de los asuntos, y tiene una parte de la culpa.

Sin embargo, el hecho es que el petróleo crudo es bastante inútil. Tiene que refinarse en gasolina o diésel para que sea útil como combustible en vehículos (la forma más común de consumo). Además, el crudo pesado o “amargo” con altas cantidades de azufre necesita refinerías especiales y requiere el uso de concentrados de gas natural como diluyentes.

Venezuela solía enviar crudo amargo a los EE. UU. para su refinación, pero ya no puede hacerlo debido a las sanciones de Trump. El gigante petrolero sudamericano también tiene sus propias refinerías, pero Venezuela no tiene su propio gas natural, y solía importar los concentrados de gas natural de ¿adivinen de quién? – los Estados Unidos. No más.

¿Adivinen entonces quién tiene grandes campos de gas natural y quién puede hacer fácilmente concentrados de gas natural para las refinerías venezolanas? Lo adivinaste: Irán. Además, Irán puede simplemente exportar gasolina que ya ha refinado a Venezuela, dado que el país necesitará tiempo para construir más refinerías locales antes de que pueda aumentar su producción de gasolina a la luz del embargo estadounidense.

Irán aparentemente también está ofreciendo transportar crudo venezolano en sus barcos para refinarlo en el extranjero (posiblemente China).

Desde agosto, los barcos iraníes han logrado llegar a Venezuela sin ser pirateados por la administración Trump, manteniendo apagados sus transpondedores. Pero cada uno de estos viajes de exportación es ahora una aventura, ya que Trump parece haber visto la película de Tom Hanks sobre los piratas somalíes y decidió que quiere que Estados Unidos juegue al pirata somalí en el Caribe.

El odioso Elliott Abrams, belicista en jefe y antiguo partidario de los escuadrones de la muerte de derecha que matan a monjas en Centroamérica, ahora está a cargo de Irán y Venezuela por encargo de Trump y advierte propagandísticamente contra Irán que según él envía misiles a Venezuela (de lo cual no hay evidencia alguna).

Abrams es un mentiroso conocido que fue condenado por mentir al Congreso. Tener a estas personas en el poder un mes y medio más es como caminar sobre un campo totalmente minado