El presidente Trump ha alcanzado ya la etapa en la que demuestra diariamente su desprecio por el estado de derecho y la democracia en este país.

Ahora, su comportamiento ha sido particularmente grave, ya que desafió el mandato constitucional sobre la separación de los poderes del gobierno al ordenar a los departamentos de Justicia y Comercio que desafiaran una orden de un tribunal federal que ordenaba a su administración que procediera con la impresión de los formularios del Censo de EE. UU. sin la pregunta de ciudadanía que Trump quería desesperadamente fuera incluida.

Anoche, cuando la nación se fue a dormir, el público pensó que la pelea por esta pregunta terminó después de que el Departamento de Justicia anunciara que el cuestionario del censo del2020 iría a los impresores sin la pregunta de ciudadanía incorporada.

Daniel Jacobson: “GRANDES NOTICIAS DEL CENSO: el Gobierno acaba de informar que se tomó la decisión de imprimir el cuestionario del Censo SIN la pregunta de ciudadanía. Ganamos”.

Daniel Jacobson: “Aquí está el correo electrónico del DOJ”.
.


.

Trump cambió el final feliz de esta batalla con un tweet que sacudió los cimientos de la relación entre los poderes judicial y ejecutivo del gobierno.

Donald J. Trump: “Los Informes de Noticias sobre el Departamento de Comercio que abandonan su búsqueda para poner la Cuestión de Ciudadanía en el Censo son incorrectos o, para decirlo de manera diferente, FALSOS. Estamos avanzando absolutamente, como debemos, debido a la importancia de la respuesta a esta pregunta “.
.


.

El presidente se ha sentido frustrado por no haber podida forzar la inclusión de la pregunta de ciudadanía en los formularios del censo a pesar del progreso que su Departamento de Justicia estaba haciendo para convencer a la Corte Suprema, ahora apilada con jueces conservadores para supuestamente permitirle hacer lo que le da su reveranda gana.

Ese progreso se detuvo abruptamente después de que “los archivos descubiertos en los discos duros pertenecientes a un estratega republicano fallecido acerca de la redistribución de distritos sugirieron que se había comunicado con la administración Trump sobre cómo incluir la pregunta de ciudadanía en la encuesta y que el estratega había determinado que agregar la pregunta crearía una ventaja electoral para los republicanos y los blancos no hispanos”, como informó The Washington Post.

Una vez que se reveló la noticia del complot político involucrado en la inclusión de la pregunta en los formularios del censo, la Corte Suprema rechazó las justificaciones de la administración al respecto, diciendo que la razón que los subalternos de Trump estaban ofreciendo para su inclusión “parece haber sido inventada“.

Después de que el caso fue devuelto al tribunal de distrito de los EE. UU., los opositores a la cuestión de la ciudadanía temen que se elimine un recuento exacto de la población real dado el clima peligroso actual para cualquier indocumentado que vive en el país y se obtenga una representación política desigual. una vez que el censo completado se use para determinar los nuevos distritos del Congreso, pensamos que habían ganado una gran victoria en su lucha contra los intentos de manipulación política del gobierno de Trump.

Sin embargo, el tweet que rompió los límites del presidente Trump conmocionó no solo a la ACLU, que se encontraba entre los demandantes en el caso, sino al juez George J. Hazel, del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, el juez de la corte inferior a quien se le aseguró ayer que la impresión de formularios censales se llevaría a cabo sin ninguna mención de ciudadanía entre sus consultas.

El juez Hazel rápidamente exigió una llamada de conferencia con ambas partes en la demanda para aclarar cualquier confusión que el desafiante tweet de Trump había causado.

El corresponsal nacional de Los Angeles Times, Matt Pearce, publicó en Twitter extractos de la transcripción de la llamada, que puede leerse en su totalidad aquí, que muestran la indignación del juez y las vergonzosas respuestas de los abogados del Departamento de Justicia.

Con un presidente intransigente y un juez que quiere que el Departamento de Comercio ponga por escrito su compromiso de imprimir los formularios del censo sin ninguna consulta de ciudadanía, es probable que tengamos que esperar hasta después que pase hoy la celebración del Día de la Independencia para ver cómo se desarrolla todo esto, pero será difícil disfrutar de la celebración de la independencia de nuestra nación con el gobierno tiránicodel presidente Trump en medio de un intento de incorporar sus propios poderes imperiales por encima del  sistema judicial.

No se le debe permitir desafiar a los tribunales. Él debe ser detenido. Debe ser destituido de su cargo lo antes posible. Si no, nuestra democracia es más farsa aún de lo que ya ha demostrado ser en los primeros dos años de su reinado de idiotez y autocracia.