Cuando el AMOR y el ODIO se enfrentan, hay Titanes con puños de hierro que enfrentan el RENCOR con el VALOR acumulado durante la historia por un pueblo eterno. Los Puentes de Amor, queridos amigos y amigas, parece ser que no se construyen con medias tintas, con medias verdades, con concesiones al enemigo, ni llamando «hermanos» a los que piden hambre, invasión y bombas para un pueblo que una vez también fuera suyo.

Se construyen con firmeza, con la resolución inquebrantable de defender la bondad con nuestra propia existencia, si fuese necesario. Se construyen con posiciones claras, no con baratos intentos de querer estar bien con Dios y con el Diablo. Se construyen con el ramo de olivo en una mano y el afilado machete en la otra.

No se puede dividir el mundo de manera simplista entre los que aman y los que odian. Es mucho más complejo que eso. Se divide también entre los de DERECHA y los de IZQUIERDA, sin llegar a los peligrosos «extremos» ni al bochornoso «medio» de los auto nominados «moderados«, cuyo peligro real tan bien describiera Martin Luther King.

Se divide entre los que pedimos levantar las injustas e ilegales sanciones y los que claman por más bloqueo. Se divide entre los que están con los poderosos y sus lacayos, y los que están con el pueblo y sus representantes, porque no se puede (como Biden y muchos otros) estar «un poquito» con los que menos tienen y «un poquito» con los oligarcas y sus perror odiadores, como tampoco se puede decir «mucho» como para aparentar estar en un bando, pero no «tanto» como para molestar demasiado a los del otro.

Eso y más nos enseñó ese modesto y aguerrido joven boxeador. Se definió en el ring como un peleador. Y se definió después de la pelea como un PELEADOR aún más grande todavía. Porque la sonrisa de un niño, el beso de una madre y la esperanza de un pueblo se defienden con pies y manos, con uñas y dientes. Y también con la vida. Ese es el significado de la consigna que ÉL hoy ha hecho que vuelva a recorrer el mundo. No permitiremos que acallen su voz. No permitiremos que ignoren su reclamo, pues cada uno de nosotros habrá de convertirse en un multiplicador de su hazaña.

Querido JULIO CÉSAR, todo NEMO te da las GRACIAS y te manda un fuerte abrazo. Todo NEMO, junto a todos los cubanos de buena voluntad se sienten muy orgullosos de tu actitud, de tu forma limpia y clara de dar y multiplicar el amor desde la valentía y el honor. Y todo NEMO grita hoy contigo, en el enorme estruendo que pueden provocar más de 100 mil voces:

«Patria y Vida NO. ¡PATRIA o MUERTE. VENCEREMOS!»

.

Foto de portada cortesía de CubaDebate

Si aún no te has unido a NEMO (No Embargo Movement), el Movimiento Global Contra el Bloqueo a Cuba, HAZ CLICK AQUÍ ahora y suma tu voz a la de más de 106,000 cubanos, estadounidenses y amigos de Cuba en el mundo. TE NECESITAMOS. Hoy más que nunca.