Si bien uno ciertamente puede imaginar finales mucho más dignos para la era Trump, hay pocas posibilidades de que puedas encontrar algún final más adecuado.

Un presidente elegido por una minoría del país que pasó cuatro años quejándose de que su cobertura mediática fue injusta mientras saqueaba y devastaba nuestro país dejará el cargo como el mayor perdedor en la historia de Estados Unidos, y reacio a ceder.

Joe Biden es nuestro nuevo presidente electo y Trump todavía insiste en que tiene la posibilidad de obtener una victoria a pesar de que parece que Biden probablemente terminará con 306 votos electorales y tal vez hasta 7 millones de votos populares más.

Si bien los abogados de Trump se han estado agitando y fallando en los tribunales como parte de su campaña desesperada para lograr una victoria a través de los arcanos legales, el propio presidente ha pasado la mayor parte de su tiempo twitteando airadamente.

Sus acusaciones de fraude electoral masivo son completamente infundadas y solo las personas más derechistas del MAGA las toman en serio. La mayoría de los estadounidenses reconocen que a partir de enero ya no será presidente y simplemente él no puede aceptar esa férrea realidad.

Una vez más tuiteó sobre las elecciones. Dijo que los demócratas han estado “predicando cuán inseguras son nuestras elecciones” durante años, pero ahora dicen que la administración Trump hizo un “trabajo maravilloso” al llevar a cabo las “elecciones más seguras de la historia“.

En realidad, esto es cierto, excepto por lo que hicieron los demócratas. ¡Elección amañada!” escribió Trump, tratando de afirmar de alguna manera simultáneamente que la elección fue amañada por los demócratas, pero que también fue la elección más segura de la historia gracias a él.

O sea, Trump tiene el MÉRITO de haber organizado las elecciones más seguras, pero los demócratas tienen el MERITO  de haberlas socavado. ¡No jorobes, Donald!

Es un ejemplo sorprendente de la disonancia cognitiva que ha infectado a todo su grupo. No puede admitir que su Casa Blanca permitió que una elección estadounidense fuera socavada porque indicaría una incompetencia histórica, pero tampoco puede admitir que los demócratas lo derrotaron de manera justa.

En este punto, es francamente ridículo que tenga tan poco respeto por la inteligencia de sus seguidores que cree que se tragarán un mensaje incoherente como este. Desafortunadamente, muchos de ellos lo harán.

En cuanto a su punto de que los demócratas dicen que las elecciones son “inseguras y manipuladas“, no debería sorprender a nadie en absoluto que esté mintiendo.

Los demócratas no han alegado elecciones fraudulentas. Lo que hemos estado alegando, con montañas de pruebas, es que el Partido Republicano participa en la supresión sistemática de votantes para ayudarse a ganar las elecciones. No tienen respeto por nuestra democracia y el líder de su partido que se niega a ceder consolidará esa verdad en la historia.

Donald J. Trump: Durante años, los demócratas han predicado lo inseguras y manipuladas que han sido nuestras elecciones. Ahora están diciendo el maravilloso trabajo que hizo la Administración Trump para hacer del 2020 la elección más segura de la historia. En realidad, esto es cierto, excepto por lo que hicieron los demócratas. ¡Elección amañada!

.

 .

NOTA DE LA REDACCIÓN: Se avecinan tiempos difíciles, donde es prioridad mantenerse informados. Mientras otras publicaciones han comenzado a cobrar o piden donaciones, nosotros lo único que humildemente te pedimos es que vayas a nuestra página de Facebook y nos regales un LIKE. Muy agradecidos de que nos puedas apoyar en eso. Gracias. CLICK AQUÍ

.