En una indicación temprana de qué facción ideológica del Partido Demócrata controlará la agenda política en el próximo Congreso, un órgano de la Cámara encargado de decidir las asignaciones del comité votó abrumadoramente el jueves para negarle a la representante progresista Alexandria Ocasio-Cortez un lugar en el poderoso panel de Energía y Comercio, y en su lugar ceder el asiento a la representante centrista Kathleen Rice.

El aplastante voto de 46-13 a favor de Rice por parte del Comité Directivo y de Política de la Cámara, que está presidido por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), fue visto como una reacción violenta del establishment contra Ocasio-Cortez por su voluntad de romper públicamente con los dirigentes del partido en asuntos clave de política y criticar el liderazgo de Pelosi, como lo hizo en una entrevista con The Intercept publicada esta semana.

Pero Ocasio-Cortez, partidaria del Nuevo Acuerdo Verde y Medicare Para Todos, recibió un apoyo significativo de la delegación del Congreso de Nueva York en su impulso por el codiciado puesto en Energía y Comercio, que tiene jurisdicción sobre una amplia gama de áreas de políticas que incluyen el clima y la salud pública.

El presidente de la Cámara de Representantes, Jerry Nadler (DN.Y.), decano de la delegación de Nueva York, firmó una carta en apoyo de Ocasio-Cortez, al igual que más de una docena de otros miembros.

Rice, una demócrata de Nueva York que, a diferencia de Ocasio-Cortez, votó en contra de Pelosi como presidente el año pasado, también recibió cierto apoyo de la delegación estatal.

El informe sobre la votación secreta del jueves indica que el apoyo de Ocasio-Cortez a Medicare para Todos y al Nuevo Acuerdo Verde, que estarían bajo la competencia del Comité de Energía y Comercio, fue un factor en la votación para ceder el asiento a Rice, que no apoya ninguna política progresista.

“Algunos demócratas de alto rango, incluso en el panel de Energía y Comercio, habían expresado en privado su preocupación por el hecho de que Ocasio-Cortez consiguiera el escaño”,  informó Politico. “Algunos temían que la apasionada demócrata, que respalda prioridades progresistas como el ‘Nuevo Acuerdo Verde’ y ‘Medicare Para Todos’, podría causar problemas a medida que el Congreso intenta redactar políticas bipartidistas de salud y clima el próximo año”.

Como escribió el viernes Alexander Sammon de The American Prospect :

El más expresivo en su oposición a la candidatura de Ocasio-Cortez fue Henry Cuellar de Texas, el miembro más conservador del caucus. Después de que Ocasio-Cortez fuera nominada y secundada, Cuellar se opuso y comentó: “Estoy tomando en cuenta quién paga sus cuotas y quién no trabaja contra otros miembros ya sea en las primarias o en otros contextos”, según una fuente con conocimiento de la reunión…

Muchos de los representantes que se manifestaron con más fuerza en contra de Ocasio-Cortez tienen vínculos estrechos con el petróleo y el gas, especialmente [la representante de Colorado Diana] DeGette y Cuellar. Pero quizás más importante fue la oposición personal de Cuellar a AOC, como lo demuestra su declaración. Ocasio-Cortez respaldó a la principal rival de Cuellar, la progresista Jessica Cisneros, de 27 años, en las primarias de marzo. Cuéllar ganó por poco, con el respaldo de la red política de Koch y algunas campañas de última hora de la propia presidenta Pelosi.

Ocasio-Cortez no fue la único progresista rechazada por el Comité Directivo a favor de un demócrata moderado y favorable a los negocios. Además de Rice, el comité también otorgó espacios de Energía y Comercio a las Representantes Lori Trahan (D-Mass.), Angie Craig (D-Minn.), Kim Schrier (D-Wash.) y Lizzie Fletcher (D-Texas ).

Está muy claro que la dirección del partido está trabajando para excluir a los progresistas y no tiene intención de trabajar con la izquierda para ‘reconstruir mejor’“, argumentó el periodista Walker Bragman, colaborador de The Daily Poster .

Como señaló Lee Fang de The Intercept en Twitter, los cinco demócratas elegidos para los escaños de Energía y Comercio “son miembros del caucus New Dem favorables a las empresas, todos superando a los progresistas que compiten por escaños“.

O sea, para que nos quede claro a todos, se auto titulan demócratas, se hacen pasar porque están a favor tuyo y mío, a favor de los de abajo, y es verdad que lo están, mientras no afecten a sus ricos donantes dueños de grandes negocios.

Los demócratas moderados y conservadores están ganando estas primeras batallas“, señaló Fang, “que marcarán la agenda legislativa para los próximos dos años“.