Es posible que Melania Trump no responsabilice a su esposo por sus violaciones cada hora de su campaña “Be Best” (Sé Mejor) contra el acoso en línea, pero no tiene intención de dejar que los críticos de ella jueguen con la construcción de un nuevo pabellón de tenis en la Casa Blanca, mientras el país arde con un brote de coronavirus bastante fuera de control.

La Primera Dama devolvió el golpe hoy a sus críticos de las redes sociales que vieron sus tweets que contenían fotos de ella supervisando la construcción de la nueva cancha de tenis y criticaron la insensibilidad del gasto en un lujo presidencial en un momento en que su esposo está tratando de cortar la Seguridad Social, Medicaid, Medicare y otros servicios sociales y el déficit de la nación está fuera de control debido a la donación de impuestos republicana a los multimillonarios.

Melania Trump: “Estoy emocionada de compartir el progreso del Pabellón de Tenis en @WhiteHousela Casa Blanca. Gracias al talentoso equipo por su arduo trabajo y dedicación”.
.


.

No importa el hecho de que Melania y su esposo pasan la mayor parte de los fines de semana en uno de sus lujosos resorts de golf, lo que les cuesta a los contribuyentes millones adicionales en costos de seguridad y repleta los bolsillos de Donald Trump al aumentar las tarifas de habitaciones que los miembros de su servicio secreto y otros asistentes están pagando. tanto como $ 650 por noche. ¡Menuda friolera!

El presidente que una vez afirmó que no tendría tiempo para jugar al golf una vez que estuviera en el cargo, y cuyo nivel de condición física seguramente sometería rápidamente a la nación a un presidente Pence si se esforzara jugando un partido de tenis completo, merece solo las mejores cosas de la vida por todo lo que ha hecho por el país, la austeridad fiscal y la recesión del coronavirus se pueden ir por el caño.

Los detractores en línea de Melania deben haber tocado un nervio en la Primera Dama, normalmente vista pero no escuchada, desde que respondió esta mañana con una reprimenda a sus críticos instándolos a canalizar su ira hacia algo más productivo.

Melania Trump: “Animo a todos los que eligen ser negativos y cuestionan mi trabajo en la Casa Blanca para tomarse el tiempo y contribuir con algo bueno y productivo en sus propias comunidades” …

Melania Trump: “Estoy emocionada de compartir el progreso del Pabellón de Tenis en la Casa Blanca. Gracias al equipo talentoso por su arduo trabajo y dedicación”.
.


.

Como pueden ver, la dulce Primera Damita sacó las uñas, pero ni para eso tiene talento la pobrecita.

De hecho, sería “mejor” si todos los que están enojados por la sensación de privilegio y la arrogante rapacidad de la administración Trump canalizan su ira lejos de las amargas diatribas contra el presidente y su familia de sanguijuelas oportunistas y la canalizan hacia los esfuerzos para sacarlo de su cargo con el método más rápido posible, ya sea trabajando para elegir su reemplazo demócrata (o independiente) o mediante abrumadoras manifestaciones públicas del poder popular que obliguen a su renuncia y, con suerte, a su exilio permanente lo más alejado posible de nuestras costas.

Escuchamos que el país de origen de Melania, Eslovenia, es encantador en esta época del año, aunque la voluntad de ese país de aceptar inmigrantes con antecedentes penales sospechosos y acusaciones pendientes puede ser un problema. Quizás sus amigos en Moscú estén dispuestos a ofrecer asilo si los eslovenos no lo hacen.