.

NOTA DE LA REDACCIÓN: Corren tiempos difíciles y hay que estar informados. Otros te cobran o piden donaciones. Nosotros humildemente te pedimos ir a nuestra página de Facebook y regalarnos un LIKE. ¿Nos puedes ayudar con eso? Gracias. CLICK AQUÍ

.

Todos sabemos que el indeseable ex presidente Donald Trump es un libro abierto que a menudo muestra todo de sí, mientras que la ex Primera Dama Melania Trump es una bóveda de acero respecto a la información, especialmente cuando se trata de su vida personal y familiar.

Siendo así, no debería ser una sorpresa saber que la ex Primera Dama tiene una hermana mayor, Ines Knauss, de 53 años, y que es la amiga y confidente más confiable de Melania.

Aunque no se sabe mucho sobre su infancia en Eslovenia, sí sabemos que las dos hermanas se mudaron a Milán, Italia, a principios de los 90. Fue entonces cuando Melania se inició en el modelaje, mientras que Inés probó suerte en el diseño de moda. Han sido muy cercanas desde entonces, e Ines Knauss está totalmente dedicada a su hermana menor, según el New York Post.

.

.

Aparte de ser simplemente una persona reservada, hay otra razón por la que Melania podría querer mantener a su familia fuera de la prensa. Menos de dos años después de que su esposo asumiera la presidencia, Melania Trump pudo asegurar la ciudadanía por naturalización para sus padres, Viktor y Amalija Knavs, y el estatus de residencia permanente para su hermana Inés, que ya vivía en la ciudad de Nueva York en ese momento.

Esto eventualmente provocó una gran controversia debido a la firme oposición del presidente Donald Trump sobre temas de inmigración, específicamente la “migración en cadena“, el proceso que permite a los ciudadanos estadounidenses solicitar la residencia para su familia inmediata.

Melania Trump claramente valora su vínculo con su hermana, Ines Knauss.

.

.

Cuando se demoró en mudarse a la Casa Blanca, inicialmente, se pensó que Melania estaba esperando que el año escolar de su hijo Barron llegara a su fin, pero ha salido a la luz que ella también dudaba en irse lejos de su hermana, que vive a pocas cuadras de la casa de Melania en Nueva York en un apartamento de Park Avenue de $ 2 millones de dólares propiedad de la Organización Trump.

En su libro recientemente publicado, “El Arte de su Negociación: La Historia no Contada de Melania Trump” (The Art of Her Deal: The Untold Story of Melania Trump) , Mary Jordan escribió:

“Sus esfuerzos por mantener unida a su familia han tenido éxito. Después de que su esposo se convirtió en presidente de los Estados Unidos, sus padres se unieron a ella como ciudadanos estadounidenses naturalizados. Sin ningún aviso público, su hermana también se convertiría en residente permanente legal”.

El libro también reveló que, si bien sería relativamente fácil para la en aquel entonces Primera Dama asegurar la ciudadanía para sus padres, probablemente tomaría más de 20 años obtener el estatus de residencia permanente para su hermana.

Quizás este sea solo un momento de “haz lo que digo, no lo que hago” para el presidente y la primera dama. O tal vez sea Melania haciendo lo que cree que es correcto y viviendo su vida en sus propios términos.

Lo que sí sabemos es que fue Inés Knauss en quien más confió Melania cuando nació Barron; fue su hermana quien defendió a Melania de los tabloides eslovenos durante la campaña del presidente Trump; y es claramente Ines Knauss quien ocupa el puesto de confidente de confianza para su hermana.

.

.