Si recomiendas una Tarjeta de Crédito te dan una pequeña bonificación. Nunca lo hicimos, por sus intereses excesivos y porque afectan tu crédito. Aunque no sea una «maravilla«, la de Capital One, que es la que todos tenemos en nuestro Equipo de trabajo, es eficiente en el control de fraudes, cobra intereses más bajos y puedes aplicar sin que afecte tu record crediticio. Acumular historial con ellos es bueno si quieres luego comprar un auto (te pre-califican antes de llegar al concesionario) y si abres una cuenta de ahorros con ellos, recibes de 10 a 15 veces más interés sobre tu saldo que otros bancos.

No pierdes nada con probar: HAZ CLIC AQUÍ AHORA y aplica.

La con frecuencia mal llamada «democracia» estadounidense está en peligro, oscilando entre lo que una vez fuera al menos una caricatura de democracia representativa y el autoritarismo y bajo el asedio de Donald Trump, el Partido Republicano y la derecha blanca en general. Llamarlos «conservadores» es un insulto al lenguaje.

En un ensayo reciente de Salon,  el historiador Robert McElvaine  abordó esto directamente, denunciando «la arraigada tendencia de los medios de ayudar e incitar a los enemigos de la democracia a través del uso descuidado del lenguaje», y especialmente «el uso omnipresente de la palabra ‘conservador’ para describir radicales de extrema derecha y sus creencias, que solo buscan  conservar  la supremacía blanca, y más específicamente la supremacía de clase o casta de una pequeña minoría de hombres blancos ricos y nominalmente cristianos».

Incluso el presidente Biden, un político de carrera y un moderado de toda la vida reacio a los conflictos, que todavía anhela «unir» a Estados Unidos, ha advertido públicamente que los «republicanos MAGA«, que en este momento son casi todos los republicanos, son la mayor amenaza interna para el país desde la guerra civil.

La crisis de la cacareada democracia estadounidense es un drama de poder político puro y una campaña nacional de los fascistas republicanos para acabar con la democracia multirracial de Estados Unidos. Si ellos prevalecen, las personas negras y marrones, la mayoría de las mujeres, las personas LGBTQ, las personas con discapacidades, los no cristianos (o cristianos liberales), los inmigrantes, las personas pobres y cualquier otra persona señalada como «los Otros» en general (y, por lo tanto, considerados «antiestadounidenses» ) nos convertiríamos literalmente en ciudadanos de segunda clase tanto ante la ley como en la vida cotidiana.

Muchos estadounidenses que creen que están a salvo del fascismo estadounidense debido al color de su piel, su dinero u otras formas de privilegio, aprenderán rápidamente que su libertad, seguridad y calidad de vida también se verán muy disminuidas. En una entrevista reciente en Salon, la autora y activista Brynn Tannehill resumió esta dura realidad:

Todos los que miran una película de zombis asumen que van a ser parte de la resistencia y no parte de la horda tambaleante y devoradora de cerebros. Toda esta gente asume que bajo un sistema fascista van a estar entre los ganadores. Hay muchos más perdedores en un sistema fascista que ganadores. Los ganadores se aseguran de que su gente sea atendida primero, y si no estás al frente de la fila para recibir las golosinas, no las obtendrás. La gran mayoría de los estadounidenses no se verá recompensada por el fascismo.

El fascismo estadounidense no es una importación extranjera o inimaginablemente extraña. Está en nuestro suelo y, en muchos sentidos, es una continuación de la larga historia de supremacía blanca y racismo de este continente que se remonta al siglo XVII. Trump y los otros neofascistas son como nigromantes políticos: convocaron estas energías oscuras y persistentes y ahora las están usando para sus propios fines.

El trumpismo, como otras formas de neofascismo y falso populismo de derecha, se basa en un culto a la personalidad y sentimientos patológicos de identidad compartida entre el líder y el seguidor. Cualquier crítica al líder se experimenta como un ataque al seguidor y una amenaza existencial a la identidad racial y al sentido central de uno mismo.

La ira de Trump tiene sus raíces en la suposición de que un hombre blanco rico está por encima de la ley, y que es una violación del orden natural que una mujer negra tenga algún poder sobre él.

Mientras Donald Trump se enfrenta a la posibilidad real de finalmente rendir cuentas por sus muchos delitos obvios, ya sean fraude, conspiración sediciosa o violaciones de la Ley de Espionaje, incitará y canalizará aún más la ira blanca y el tribalismo blanco. Instará a sus acólitos y seguidores a derribar el país en lugar de verlo enfrentarse a la justicia. Los instará a hacerlo nuevamente si él o su partido son derrotados de alguna manera en las urnas en las próximas elecciones intermedias o presidenciales de 2024.

Las palabras presagian acción, dependiendo del contexto, las palabras y el lenguaje pueden ser un tipo de violencia. Donald Trump ha dicho en repetidas ocasiones que los fiscales que lo están investigando por presuntos delitos en Nueva York y Georgia (los tres son negros) son personas «racistas», «horribles» y «enfermas mentales» que lo están atacando injustamente, y por extensión a sus seguidores abrumadoramente blancos.

La suposición aquí es que los blancos, especialmente los hombres blancos ricos, están por encima de la ley y, además, es una violación del orden natural de las cosas, o de la «tradición» estadounidense, que los negros (y las mujeres negras en particular) puedan en cualquier manera potencialmente tener tanto poder.

El reportero de AP Bobby Calvan entrevistó a un estudioso de la comunicación  sobre cómo «la retórica de Trump se ha intensificado, tal vez porque reconoce que algunos entre su base son receptivos a un racismo más manifiesto«:

“Intensifica ese discurso y lo vuelve explícitamente racial”, dijo Casey Kelly, profesora de comunicación en la Universidad de Nebraska-Lincoln, quien durante años ha estudiado detenidamente las transcripciones de los discursos de Trump.

En un mitin reciente en Arizona, dijo, falsamente, que los blancos en Nueva York estaban siendo enviados al final de la fila para recibir tratamientos antivirales.

Y ahora Trump está usando las investigaciones contra él, y los fiscales detrás de ellas, como «evidencia de un patrón sistémico más amplio de que los blancos no tienen un lugar en el futuro de Estados Unidos y él es el único que puede luchar en su nombre». «Kelly dijo.

Michael Steele, quien hace más de una década fue el primer afroamericano en presidir el Comité Nacional Republicano, dijo que Trump estaba siendo Trump.

“Si puede competir con el cebo, lo hará. Estos fiscales, estas personas negras vienen tras de mí, el hombre blanco”, dijo Steele….

Trump está cuestionando su legitimidad, dijo Diana Becton, otra fiscal de distrito negra que trabaja en el condado de Contra Costa en el área de la Bahía de San Francisco.

«Sus acusaciones ciertamente no son sutiles. Son aterradoras», dijo Becton. «Es como decir, estamos fuera de nuestro lugar, que estamos siendo engreídos y que la gente que se parece a él nos va a volver a poner en nuestro lugar».

En la Conferencia Nacional de Liderazgo Hispano el miércoles pasado en Miami, Trump continuó con su victimología racista y dijo a los asistentes que «ningún otro presidente ha sido acosado y perseguido como nosotros«. También intentó comparar la búsqueda del FBI de su reducto en Mar-a-Lago en busca de documentos clasificados con los recintos de los cárteles de la droga en México:

Asaltaron Mar-a-Lago, pero los cárteles tienen sus propios Mar-a-Lagos, esos están bien… Déjenlos en paz. Que sigan destruyendo nuestro país. 

Piensa en lo enfermizo que es lo que está pasando en este país… Somos un país de investigaciones. Ya no hablamos de grandeza. Todo el mundo es investigado. … Los cárteles, no les está pasando nada. ¡Pero van tras los políticos!

La recaudación de fondos de Trump y otros correos electrónicos políticos enfatizan repetidamente la narrativa ficticia de que sus seguidores y otros «estadounidenses reales» están siendo víctimas y están siendo atacados por los «demócratas» y sus partidarios, incluidos los activistas de Black Lives Matter y las «élites» que quieren destruir la herencia estadounidense, los valores, la cultura y las tradiciones. (Todos los cuales se entienden como blancos por defecto).

La recaudación de fondos de Trump enfatiza repetidamente la narrativa de que sus partidarios están bajo el ataque de las «élites» que quieren destruir la herencia, los valores, la cultura y las tradiciones estadounidenses.

Tal lenguaje no es un mensaje subliminal racial o una apelación codificada. Estas son sirenas a todo volumen. Las encuestas de opinión pública y otras investigaciones han demostrado consistentemente que un alto porcentaje de republicanos blancos creen que los blancos son las verdaderas «víctimas» del racismo en Estados Unidos y que de alguna manera son oprimidos o discriminados debido a su color de piel, religión o valores y creencias culturales. No hay evidencia para apoyar tales fantasías delirantes.

En realidad, la sociedad estadounidense desde antes de la fundación y hasta el presente se basa en la creación, protección, perpetuación y expansión del privilegio blanco y otras ventajas inmerecidas para aquellos que se consideran blancos de nacimiento o identificados de otra manera con la blancura y el poder blanco. Sin embargo, la compulsión hacia la victimología blanca y las quejas de los blancos es tan poderosa en la Era de Trump que la mayoría de los republicanos y los partidarios de Trump ahora creen en alguna versión de la teoría de conspiración antisemita del «Gran Reemplazo«.

En un ensayo anterior para Salon, escribí:

¿Los republicanos y los partidarios de Trump sintieron vergüenza y disgusto consigo mismos cuando se enteraron de que el terrorista que mató a 10 personas negras en Buffalo compartió sus creencias delirantes acerca de que los blancos serían «reemplazados» u «oprimidos» en Estados Unidos? Por supuesto que no. En todo caso, el ataque de Buffalo parece haber reforzado su compromiso de proteger el privilegio blanco y el poder blanco por cualquier medio necesario.

Una nueva encuesta de Yahoo News/YouGov realizada… solo días después de los asesinatos de Buffalo encontró que el 61% de los votantes de Trump creían en la afirmación central de la teoría del «Gran Reemplazo» de que «un grupo de personas en este país está tratando de reemplazar a los nativos nacidos en Estados Unidos con inmigrantes y personas de color que comparten sus puntos de vista políticos»…

Según esta encuesta, casi las tres cuartas partes de los votantes de Trump y más del 60 % de los republicanos creían en la fantástica afirmación de que «la discriminación contra los blancos se ha convertido en un problema tan grande como la discriminación contra los negros en los Estados Unidos»…

Otra nueva encuesta, esta realizada en abril por el Centro de Leyes de Pobreza del Sur (SPLC) y Tulchin Research, encontró que mientras una pluralidad de estadounidenses tenía «una visión positiva de los cambios demográficos del país», eso no era cierto para los republicanos, «una mayoría de los cuales vieron esos cambios no solo negativamente, sino como una amenaza para los estadounidenses blancos».

El tiroteo masivo de supremacistas blancos a principios de este año en Buffalo representa una tendencia mucho más grande en la historia de Estados Unidos: la paranoia racial blanca y los sentimientos de agravio y victimización de los blancos han sido el combustible para actos masivos de violencia contra los estadounidenses negros y morenos. Los ejemplos notables incluyen el final de la Reconstrucción y el Verano Rojo. De hecho, el intento de golpe de Estado de Donald Trump y el asalto al Capitolio por parte de sus seguidores el 6 de enero de 2021 fue un ataque de libro de texto de la ira blanca contra la idea misma de la democracia multirracial.

En su nuevo libro » American Midnight «, el historiador Adam Hochschild describe estas continuidades históricas de la supremacía blanca y la ira blanca:

El Día de los Caídos de 1917, una marcha de unos 1.000 miembros del Klan por el distrito de Queens en la ciudad de Nueva York se convirtió en una pelea con la policía. Varias personas con capuchas del Klan fueron arrestadas, una de ellas un joven desarrollador inmobiliario llamado Fred Trump. Noventa años después, su hijo, con sentimientos similares hacia las personas de color, ingresaría a la Casa Blanca.

Durante la presidencia de Donald Trump, las fuerzas que habían azotado a los Estados Unidos de un siglo antes volverían a ser dramáticamente visibles: la ira contra los inmigrantes y refugiados, el racismo, el hostigamiento a los rojos, el miedo a las ideas subversivas en las escuelas y mucho más. Y, por supuesto, detrás de todas ellas está el atractivo de las soluciones simples: deportar a los extranjeros, prohibir el periodismo crítico, encerrar a la gente, culpar de todo a los de diferente color o religión.

En su libro «On the Pleasures of Owning Persons: The Hidden Face of American Slavery» («Sobre el Placer de Poseer Personas: La Cara Oculta de la Esclavitud Estadounidense«), el antropólogo y psiquiatra Volney Gay explica cómo los empresarios de la violencia étnica como Donald Trump utilizan el miedo, la ansiedad y los sentimientos de victimización y agravio grupales como una forma de expandir su energía:

Debido a que la división es una forma universal de pensamiento, los líderes políticos inteligentes la usan cuando es necesario para avanzar en su agenda. En este sentido, muchos políticos son astutos. Reconocen las ansiedades de sus sujetos y luego las explotan para aumentar el pánico, la ansiedad y la regresión a soluciones primitivas… Estos llamamientos a la solidaridad de grupo y a un pasado mítico son idénticos. En cada caso, un grupo dominante teme la aniquilación de su forma de vida y su identidad (o al menos fabrica esas ansiedades en sus súbditos).

Con la creciente ola neofascista, tanto aquí como en todo el mundo, el pueblo estadounidense se encuentra en una encrucijada. Están experimentando dos fuerzas contrapuestas en las que una fuerza reaccionaria fascista está haciendo retroceder, con gran éxito, siglos de lucha revolucionaria positiva cuyo objetivo era crear una democracia pluralista multirracial, más inclusiva y mejor en los Estados Unidos.

El pueblo estadounidense, y los estadounidenses blancos en particular, ahora tienen que decidir qué tipo de nación será esta. ¿Retrocedemos en algunas de las peores partes de nuestra historia, o avanzamos a lo largo de ese largo arco de progreso, a menudo interrumpido, hacia un mañana mejor?

Nos Acabamos de Enterar Por Qué la Gran Colombiana Tiene Tanto Dinero. ¡Y no es Sólo Por la Música»

Colombia ha dado muchos hijos ilustres al mundo. Sin duda alguna, entre ellos está esa cantante,...

Shakira es una Máquina de Hacer Dinero, Pero ¿Es la Música lo Único Que la Hace Tan Rica?

Nuestra querida Shakira tiene mucho, mucho dinero. Su fortuna personal se calcula en alrededor...

Shaki, Shaki, Qué Mala Eres. Dejaste Sin Palabras a Carlos Vives y lo Hiciste Correr Por Todo el Escenario

¡Decidimos Extender el Lunes Cibernético a toda la semana! SITIO WEB profesional para tu proyecto o negocio por sólo...

Sin Dudas, Ella se Parece a su Famosa Madre Cuando Hizo «Pretty Woman»: «Síndrome del Clon»

Las Apariencias no Engañan MAGEFESA ® Sartén Frittata para tortilla española, 9.4 pulgadas, rojo, sartén antiadherente...

¿Tienes Idea de Cuántas Carreras y Títulos Tiene la «Shaki»? A Nosotros También Nos Asombró

Amazon Está Abusando de los Precios, Pero Haciendo Clic Aquí Tú Puedes Ayudar a Detener su Avaricia Bájate el App de...

Shakira se la Hizo «Buena» a Carlos Vives en el Escenario. El Pobre no Sabía ni Para Dónde Ir

Amazon Está Abusando de los Precios, Pero Haciendo Clic Aquí Tú Puedes Ayudar a Detener su Avaricia Bájate el App de...

La Famosa «Villana» Demostró Que A Sus 45 Años Está en Mejor Forma Que Nunca

¿Quién no conoce a una de las más famosas, y hermosas, "villanas" de las telenovelas mexicanas, que...

A Sus 45 Años, Reconocida Actriz Mexicana Lanza Fotos de Infarto: Una «Villana» Con Mucho Estilo

¿Quién no conoce a una de las más famosas, y hermosas, "villanas" de las telenovelas...

Shakira Responde la Insinuación del «Conejo Malo» y su Público Espera Con Ansias el Desenlace

A nadie en su sano juicio le cabe la menor duda. Con dos estilos muy distintos, pero no tan disímiles...

Shakira se la Hizo Buena a Carlos Vives. Lo Dejó Sin Palabras y le Hizo Salir Corriendo Por Todo el Escenario

Amazon Está Abusando de los Precios, Pero Haciendo Clic Aquí Tú Puedes Ayudar a Detener su Avaricia Bájate el App de...