Los domingos por la noche en otoño es cuando a la gente generalmente le gusta relajarse y ver nuevos episodios de su programa de televisión favorito o el estreno de una nueva serie emocionante.

Pero ese no es el caso de Donald Trump.

Para el presidente, este domingo por la noche estaba reservado para repetir sus letanías mientras publicaba por enésima vez los lamentos interminables sobre sus infortunios políticos y legales  que él mismo se ha infligido.

Primero, el Bebé Comandante en Jefe gritó sobre lo injusto que su llamada telefónica “perfecta” con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, -perfecta para nadie más que el propio Trump-, se estaba utilizando como base para una investigación de juicio político en la Cámara de Representantes, que él no puede detener por mucho que intente obstruir la investigación al negarse a permitir que los funcionarios del poder ejecutivo testifiquen a pesar de haber recibido citaciones del Congreso.

El hecho de que muchos de los funcionarios siguieron sabiamente los consejos de sus abogados personales en lugar del abogado de la Casa Blanca o los abogados del Departamento de Justicia y dieron su testimonio ante el Congreso, sin embargo, muestra la inutilidad y la impotencia que el presidente debe sentir ahora.

Esa impotencia se reflejó en el tono agraviado de su tuit de mentiras y acusaciones contra sus oponentes, los desvaríos de un loco acorralado y culpable que todavía intentaba iluminar a Estados Unidos, después de que la evidencia de su criminalidad ha sido revelada a todos a simple vista.

Donald J. Trump: “Esta estafa ocurrida ahora por los demócratas contra el Partido Republicano, y contra mí, se trató de una llamada telefónica perfecta que tuve con el presidente ucraniano. Ya él lo dijo: ¡NO HUBO PRESIÓN! ¿Dónde está el Denunciante o el segundo denunciante, o el “informante”? Todo desapareció …..
.


.

Donald J. Trump: “… porque su supuesta historia ni siquiera estuvo cerca de coincidir con la transcripción exacta de la llamada telefónica. ¿Fue una estafa corrupta de Adam Schiff? ¿Por qué el Inspector General no vio esto? ¿Cuándo deponemos a Shifty Schiff para descubrir por qué fraudulentamente tergiversó mi llamada telefónica y leyó eso …”

Donald J. Trump: “… ¿ficción para el Congreso y el pueblo estadounidense? Exijo su deposición. Es un fraude, como lo fue el engaño de Rusia y el engaño de Ucrania ahora. ¿Cuándo pagarán el precio los demócratas de Buenos Para Nada por lo que le están haciendo a nuestro país, y ¿cuándo los republicanos finalmente se defenderán? “
.


.

La negativa de Trump a aceptar su realidad y sus esfuerzos por conjurar un universo alternativo donde todas las acusaciones que enfrenta son engaños en lugar de descubrir sus fechorías, demuestran que todavía cree que proyectar sus pecados sobre los demás le salvará la piel.

Si bien el presidente hace muchas preguntas en su serie de tuits, todas merecen la misma respuesta: “Nadie cree ya una palabra de lo que dices, así que deja de repetir sin cesar tus falsas acusaciones porque tú eres el que debe pagar el precio de tu corrupción.

Habiendo superado su dolor por una ofensa impugnable, Trump pasó a discutir otra ofensa potencialmente impugnable que logró evadir por muy poco cuando revirtió su decisión de violar la Cláusula de Emolumentos de la constitución y celebrar la reunión anual de la cumbre del G7 en su propio Doral Miami Golf Resort.

Trump se queja de que no recibe crédito por el hecho de que ofreció celebrar el evento en su propiedad, ajeno al hecho de que cualquier negocio que se canalizaría al complejo normalmente vacío en el sofocante verano de Miami mejoraría el flujo de efectivo de la propiedad y ofrecería marketing gratuito para beneficio propio del presidente.

Donald J. Trump: “Tan interesante que, cuando anuncié que el Trump National Doral en Miami se usaría para organizar el G-7, y luego se rescindió por los demócratas Buenos Para Nada y las Noticias Falsas Molestas, muy pocos en los medios mencionaron que NO SE OBTENDRÍAN BENEFICIOS, o que se daría GRATIS, si era legalmente permitido! “
.


.

Trump también parece olvidar que no fueron solo los demócratas y los medios de comunicación los que se mostraron apopléjicos por su arrogante intento de aprovechar su presidencia para ayudar a su tambaleante resort de golf, sino que los republicanos estuvieron igualmente conscientes de que su esfuerzo no era “legalmente permisible“.

Al igual que un perro que continúa gruñendo y ladrando después de ser disciplinado por su mal comportamiento, Donald Trump simplemente no puede dejar de lado sus quejas cuando se frustran sus malas intenciones y sus nefastos planes.

Tal vez deberíamos estar felices de que pueda expresar sus frustraciones en Twitter. Si lo hiciera en el mundo real en lugar del espacio virtual en línea, es posible que ya estuviésemos en medio de la Tercera Guerra Mundial, es decir, si sus desventuras sirias aún no han pavimentado el camino para llegar a ese conflicto.