.

TE TOMARÁ MENOS DE 30 SEGUNDOS: Se avecinan tiempos difíciles, donde es prioridad mantenerse informados. Mientras otras publicaciones han comenzado a cobrar o piden donaciones, nosotros lo único que humildemente te pedimos es que vayas a nuestra página de Facebook y nos regales un LIKE. Muy agradecidos de que nos puedas apoyar en eso. Gracias. CLICK AQUÍ

.

A pesar de los negacionistas que aún siguen empecinados en desconocer la gravedad de esta pandemoa, los casos de COVID-19 se están incrementando a un vertiginoso ritmo en toda la nación y amenazan con generar caos en estados y ciudades con grandes concentraciones de población, como es el caso de Nueva York.

Comportándose como alguien responsable, el Gobernador Cuomo dispuso un límite a las congregaciones masivas de personas en Nueva York, incluyendo la asistencia a los servicios religiosos, lo que en lo absoluto significa un ataque a la libertad de culto, sino una forma responsable de cuidar a los ciudadanos y una manera sensata de cuidarnos entre todos.

No obstante el caracter sensato y con mucho sentido común de tal medida, la recien nombrada Jueza Amy Coney Barret se unió a los otros 4 jueces conservadores para fallar en contra de la decisión del Gobernador Cuomo y sentar un precedente para todo el país, en una votación de 5-4.

La Sra. Coney Barret está cumpliendo el papel que se le asignó por las fuerzas más retrógradas de los EEUU, muy en especial por parte de Donald Trump y Mitch McConnell (dos despojos humanos sin Dios y sin Moral), cuando fue confirmada de manera expresa por el Senado a menos de 2 meses de las elecciones presidenciales.

Es de señalar que las disposiciones establecidas no impiden que las personas visiten sus iglesias, templos, mezquitas y sinagogas. Lo único que se limita es el número de personas que pueden coincidir al mismo tiempo dentro de esos lugares para respetar el “distanciamiento social“, que es lo mismo que se ha hecho en las tiendas, los restaurantes, los bares, etc.

Las personas más devotas que conocemos comulgan con sus Dioses desde su corazón y van a la Iglesia porque les inspira, les da paz, les transmite un sentido de pertenencia. El problema aquí son unos cuantos degenerados entre los pastores (no sólo los evangélicos, sino también de otras religiones y tendencias) que necesitan tener la Iglesia llena de gente para poder cobrarles el diezmo con el que compran sus lujosas mansiones, aviones, yates y carros de lujo.

Esto no es un problema de FE. Es, como siempre, un tema de AVARICIA y de suma irresponsabilidad en momentos donde casi 1,000 personas promedio mueren a diario, convirtiéndonos en uno de los 10 países del mundo con más muertes por Coronavirus: 811 por cada millón de habitantes.

La Corte Suprema se ha convertido en la Verguenza Suprema de este país. Esta bochornosa decisión de permitir las congregaciones masivas en los centros de culto durante una pandemia, sólo comparable con “Ciudadanos Unidos” (que institucionalizó la manipulación de nuestras elecciones por el Gran Capital), es un nuevo golpe no sólo a la democracia, sino al sentido común. Seguramente será bautizada como “Contagiaos los Unos a los Otros” y debería ofender a todas las personas que honestamente profesan una creencia religiosa.

Esto no es “Libertad de Culto“. Esto es el “Libertinaje de la Estupidez Humana“. Y nos da otra razón adicional para luchar día y noche, con uñas y dientes, para ganar los dos asientos en disputa en Georgia el 5 de Enero del 2021, tomar el control del Senado y cambiar la “Suprema Desverguenza“.

.

NOTA DE LA REDACCIÓN: Se avecinan tiempos difíciles, donde es prioridad mantenerse informados. Mientras otras publicaciones han comenzado a cobrar o piden donaciones, nosotros lo único que humildemente te pedimos es que vayas a nuestra página de Facebook y nos regales un LIKE. Muy agradecidos de que nos puedas apoyar en eso. Gracias. CLICK AQUÍ

.