Con suerte, el congresista Matt Gaetz (R-FL) trajo un par adicional de calzoncillos limpios con él hoy, ya que es probable que esté ensuciando los que usa después de enterarse de un nuevo desarrollo en el caso de su amigo y socio Joel Greenberg.

Gaetz corre un peligro aún mayor de serios problemas legales después de que una audiencia judicial que involucró a Greenberg reveló que el ex recaudador de impuestos acusado del condado de Seminole, Florida, puede estar cooperando con los fiscales federales mientras investigan sus vínculos con el legislador de Florida que apoya a Trump.

Se alega que Gaetz transportó a una niña de 17 años a través de las fronteras estatales y ahora enfrenta posibles cargos de tráfico sexual en una investigación que surgió mientras agentes federales investigaban la evidencia detrás de 33 cargos federales presentados contra Greenberg, que van desde el robo de identidad hasta participar en “actos sexuales comerciales” con un mayor de 14 años pero menor de 18.

“Creemos que este caso será una declaración de culpabilidad”, dijo al juez el fiscal federal adjunto Roger Handberg, al tiempo que indicó que aún no se ha cerrado un trato.

Los sospechosos procesados ​​generalmente buscan acuerdos de declaración de culpabilidad cuando la evidencia en su contra es tan abrumadora que la posibilidad de ser absueltos por un jurado es insignificante.

Si Greenberg logra negociar con éxito un acuerdo de declaración de culpabilidad con los fiscales del gobierno, normalmente se esperaría que ofreciera algo de valor a cambio de indulgencia en los cargos en su contra y cualquier sentencia posterior.

La información sobre la posible participación del congresista Gaetz en las actividades a las que ya ha sido vinculado en la prensa sería un activo valioso para intercambiar a cambio de una sentencia reducida para Greenberg.

El abogado de Greenberg, Fritz Scheller, le pidió al juez que fijara una fecha para declararse culpable antes del 15 de mayo.

Si las negociaciones fracasan, Greenberg podría dirigirse a un juicio en julio, donde se vería obligado a responder públicamente bajo juramento preguntas sobre su comportamiento y su asociación con el congresista Gaetz.

El abogado de Greenberg reconoció a la prensa después de la audiencia que el congresista Gaetz debería comenzar a preocuparse por las implicaciones de cualquier posible acuerdo de culpabilidad.

Si Greenberg traiciona al representante Gaetz al confirmar su participación en el presunto tráfico sexual, será interesante ver si el liderazgo republicano de alto rango en la Cámara de Representantes tomará medidas para expulsar al legislador de Florida del Congreso.

Con demócratas como la ex congresista de California Kate Hill y el ex senador de Minnesota Al Franken que se vieron obligados a renunciar debido a la presión de sus colegas, parece que esta es la probable decisión próxima que enfrentará el líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy (R-CA). Los republicanos serán un punto de inflexión en el abandono total del partido de las normas sociales que espera de ellos la base evangélica que forma gran parte del apoyo del Partido Republicano entre los votantes.

Si bien Gaetz ha negado todos los cargos en su contra, parece poco probable que pueda sobrevivir al creciente escándalo.

Justo antes de que surgiera la noticia de la investigación en su contra, Gaetz supuestamente les dijo a sus amigos que estaba considerando abandonar su asiento en la Cámara para aceptar un trabajo como presentador en el medio de comunicación de derecha Newsmax .

Es posible que desee acelerar su cronograma en esa transición si Newsmax aún lo desea después de las recientes revelaciones.