Enterrado en una entrevista reciente entre George Stephanopoulos de ABC y el presidente Trump hay escondido un “tesoro”.

En medio de tantos alborotos y escándalos diarios, se pasó por alto lo que fue una discusión extremadamente extraña sobre la existencia de extraterrestres y la reciente oleada de objetos voladores no identificados (OVNI) acerca de los que se ha informado. La misma mostró un revelador retrato de un presidente que absolutamente no se interesa por nada y que no le preocupa particularmente nada que no sea algo que pueda voltear y torcer para su propio beneficio y autopromoción.

Una exposición reciente del New York Times reveló que durante la última década, aproximadamente, los pilotos de la Armada han informado de avistamientos visuales de objetos voladores misteriosos, algunos de los cuales podrían “[acelerar] a la velocidad hipersónica, haciendo paradas repentinas y giros instantáneos, algo más allá de los límites físicos de una tripulación humana”. Un piloto reportó una colisión cercana con uno de esos objetos.

Dado el misterio que rodea a los incidentes y la importancia monumental que tendría el descubrimiento de visitantes extraterrestres en la civilización humana, uno podría pensar que el Presidente de los Estados Unidos mostraría un poco de interés en ello.

Pero Trump, quien claramente no había sido informado sobre el asunto o simplemente no estaba prestando atención ese día, mostró una asombrosa falta de curiosidad sobre la posible existencia de extraterrestres.

Oliver Darcy: Stephanopoulos le pregunta a Trump sobre los reportes de que los pilotos de la Marina han avistado UFOSs. TRump dice que fue brevemente inform ado al respecto, pro agregó: ¿Creo yo en eso? No particularmente”.

En cambio, dejó en claro que piensa en el ejército de los Estados Unidos como algo “suyo“, refiriéndose a “mis” pilotos antes de corregirse rápidamente y decir “nuestros pilotos“. Ese tipo de conversación no es sorprendente de Trump, cada vez más autoritario, pero aún así es inquietante escuchar hablar así al líder de una de las democracias más orgullosas del mundo.

También es francamente decepcionante escuchar a Trump decir que no cree en la existencia de OVNIs, ya que aparentemente cree teorías de conspiración tan salvajes como que “el ruido del molino de viento causa cáncer” y que “el asbesto es un engaño inventado por la mafia “. En todo caso , Trump pudo haber sido el presidente que tomó en serio a los OVNIs, pero parece que no podemos contar con él ni para esa pequeña cosa.

Si algo en el espacio está buscando un buen objetivo de abducción, lo pueden encontrar en el 1600 de Pennsylvania Ave, Washington D.C.