Quizás algunos pensaron que la desverguenza total del Partido Republicano terminaría con la salida de Donald Trump del poder, pero para su total decepción, ahora los republicanos del Senado, con algunas notables excepciones, se están alineando detrás del oprobioso líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell (KY), para oponerse a una comisión que investigue el Asalto al Capitolio el pasado 6 de Enero por una turba de fascinerosos.

Aún cuando se esconden tras la falsa afirmación de que su aversión se basa en el temor de que con esto los demócratas se anoten un éxito político (a pesar de ser bipartidista la Comisión en cuestionamiento), la razón real y obvia de su renuencia es que saben lo que probablemente encontrará la investigación: que Donald Trump y aquellos que impulsaron sus mentiras sobre las elecciones y con ello ayudaron a incitar la violencia. Los conservadores no quieren arrastrar ese bagaje en el camino a las elecciones intermedias del año próximo.

De nuevo, y esta vez con mucha fuerza, McConnell y sus compinches están poniendo al partido por encima del país, aunque el riesgo aquí no podría ser más evidente. Si no logramos discernir exactamente lo que sucedió el 6 de enero, será mucho más difícil para nosotros evitar que vuelva a suceder y la próxima vez puede ser que el intento de golpe realmente tenga éxito.

Para los republicanos, esa es una apuesta aceptable, especialmente cuando tienen en cuenta el hecho de que serán sus votantes quienes la instigarán.

.

.

Raudo y siempre dispuesto a no dejar pasar una buena oportunidad para un buen ataque, el Congresistas demócrata por California, Ted Lieu, se dirigió a Twitter para destilar lo absurdo de la posición del Partido Republicano. Compartió un video de McConnell afirmando que los demócratas quieren “continuar debatiendo cosas que ocurrieron en el pasado” y enumeró numerosas comisiones que investigaron eventos pasados: el 11 de septiembre, el asesinato de JFK y el ataque de Bengasi.

“Es difícil crear una Comisión para eventos que aún no han sucedido”, señaló correctamente Lieu.

En este punto, está claro que McConnell ni siquiera está intentando dar forma a una excusa convincente para su oposición a una Comisión del 6 de enero. Sí, el asalto al Capitolio ocurrió en el pasado. Eso no hace que una investigación sobre sus causas sea menos importante.

La simple verdad es que McConnell sabe que los votantes republicanos apoyarán su peligroso obstruccionismo incluso si eso significa poner en peligro nuestra democracia. Es un hombre cobarde y un americano terrible.

Ted Lieu: ¿Recuerda la Comisión del 11-S? Esa examinó un evento en el pasado.

¿Recuerda la Comisión Warren? Esa examinó un evento en el pasado.

¿Recuerda el Comité Selecto de Bengasi? Ese examinó un evento en el pasado.

Difícil crear una Comisión para eventos que aún no han sucedido.

.

.