La mayoría de los dictadores y los gobernantes con tendencias autoritarias y fascistas asumen con rabia pero con entusiasmo el enfrentamiento y la crítica directa, pero lo que más les duele, lo que más los hace sentirse perdido es la burla, sobre todo si está hecha con clase y originalidad.

Ahora, con un presidentillo que sin lugar a dudas está más preocupado por la preservación de las estatuas de los generales confederados y otros hombres blancos muertos que por la amenaza que representa para los ciudadanos actuales de los Estados Unidos la pandemia del COVID-19, un grupo de manifestantes ha ideado una ingeniosa forma creativa de hacer que sus condenas al presidente reflejen ese odioso sesgo de prioridades.

En una fusión original de teatro callejero, arte dramático y retórica política mordaz, la Iniciativa Estatuas de Trump (TSI) fue creada como “una forma para que los artistas compartan su punto de vista sobre los momentos más notoriamente egoístas, narcisistas y racistas de nuestro 45º presidente. Y luego conmemorar su legado de una manera que nuestro presidente pueda realmente relacionarse: estatuas heroicas realistas“.

En lugar de gastar dinero en la construcción de monumentos permanentes para Trump, que de todos modos probablemente serían dañados de inmediato, la Iniciativa de las Estatuas de Trump reveló ayer tres “Estatuas Vivientes” en Freedom Plaza en Washington DC con una ceremonia de inauguración que incluyó a un violinista tocando selecciones de música popular que sus creadores han prohibido que se reproduzca en las manifestaciones de Trump.

Utilizando actores cubiertos con un color muy dorado para representar a Trump, las fuerzas federales militarizadas, las víctimas de BLM y los niños inocentes, la TSI comparó su arte callejero estático con una “obra de tres actos“.

El primer acto “inmortaliza posiblemente el momento más oscuro del presidente Trump como presidente“, presentando un cuadro de Trump sosteniendo una Biblia al revés mientras observa a una tropa federal golpear a un manifestante BLM. El pedestal para la estatua viviente está etiquetado como “El Que Posa” y presenta el nombre y el título de Trump con la leyenda descriptiva “Destructor de los derechos y libertades civiles“.

.

.

El segundo acto de la obra imaginada se describe como inmortalizando “uno de los momentos más cobardes de Trump” y se titula apropiadamente “El búnker“. Recreada directamente frente al hotel de Washington DC que genera emolumentos de Trump, presenta a un clon metálico de Trump sentado con las piernas cruzadas y agarrando su oso de peluche mientras se encoge en el sótano de la Casa Blanca.

.

.

El tercer, y hasta ahora final, monumento viviente se titula “Y Ahora regresa a la Escuela” y sus creadores lo describen como una conmemoración de “cómo los niños inocentes han vuelto a ser víctimas de la sed de gloria de Trump”.

.

.

El hombre detrás de la concepción de las estatuas es el escritor y director dos veces nominado al Oscar Bryan Buckley, pero está instando a cualquiera con el interés y el deseo, para que creen estatuas vivas en todo el país.

“Esperamos que con esta iniciativa, inspiremos a otros artistas callejeros, a otros artistas a seguir su ejemplo, ya sea en todo el país en estados oscilatorios o en convenciones, para que realmente comencemos a mostrar estos momentos en forma de estatua que muestren lo que estaríamos viviendo [si Trump gana la reelección] ”, dijo Buckley, según The Hill.

Para los menos artísticamente inclinados, también está disponible una opción para firmar una petición para crear una versión permanente de “El Que Posa” .

De cualquier manera, Buckley y TSI alientan a todos los visitantes de su sitio web a asegurarse de que estén registrados y que voten en noviembre para que cualquier posible estatua de Donald Trump sea tanto un monumento a un racista irrelevante e impenitente como cualquier monumento a un general confederado.

Felicitaciones a la Trump Statue Initiative y a Bryan Buckley por expandir el lenguaje de protesta al incluir esta obra de arte escénica única, creativa, necesaria y oportuna.