Simplemente no es tan divertido estar en el Senado cuando estás en minoría.

Esa parece ser la conclusión del grupo de senadores republicanos que han decidido que preferirían volver a la vida privada antes que postularse para otro mandato.

Hoy, otro representante republicano en el Senado anunció su salida del mundo agitado y revuelto de la campaña por otros seis años en la cámara legislativa, uniéndose a otros cuatro de sus colegas actuales: los senadores Pat Toomey (R-PA), Rob Portman (R -OH), Richard Shelby (R-AL) y Richard Burr (R-NC) – al negarse a buscar otro mandato en el cargo.

“Después de 14 victorias en las elecciones generales, tres para la oficina del condado, siete para la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y cuatro elecciones estatales, no seré un candidato para la reelección al Senado de los Estados Unidos el próximo año”, dijo el Senador Roy Blunt (R- MO) en un video anunciando su decisión.

El mandato actual de Blunt se extiende hasta el 2022, dejando otro escaño en el Senado estrechamente dividido sin la defensa de un titular republicano y facilitando un poco que un candidato demócrata amplíe la mayoría de su partido en las próximas elecciones.

Si bien el partido de oposición a cualquier facción que ostenta la presidencia generalmente gana escaños en las elecciones de mitad de período, el Partido Republicano se encuentra en una posición particularmente vulnerable en las elecciones al Senado del 2022, defendiendo 20 escaños titulares abiertos contra 14 de los demócratas, incluidos escaños en dos estados que el presidente Biden ganó en las elecciones más recientes, Wisconsin y Pensilvania.

El estado natal de Blunt, Missouri, generalmente se considera rojo sólido, ya que entregó el 57% de sus votos a Donald Trump en las últimas elecciones y vio a su última senadora demócrata, Claire McCaskill, derrotada a manos del sedicionista Josh Hawley en 2018.

El oponente del senador Blunt en su último enfrentamiento, el ex secretario de Estado de Missouri Jason Kander, que estuvo a tres puntos de ganar en el 2016, ya anunció que no volverá a competir el año que viene.

“Respecto al Senado en el 22: Siempre es bueno que te pregunten. Gracias. Mi decisión de no postularme nunca fue sobre contra quién me enfrentaría. Soy el presidente de @VCP_HQ y estamos construyendo campus para veterinarios en todo Estados Unidos. Amo este trabajo, no quiero un nuevo trabajo. ¡Haré campaña por el candidato demócrata! ” Kander tuiteó después de que se hiciera pública la decisión de Blunt.

La ex senadora McCaskill también anunció que no está interesada en lanzarse a la carrera y tuiteó que “nunca volveré a postularme para un cargo“.

Como uno de los republicanos establecidos más moderados en el Senado, Blunt dará a los elementos más extremistas del Partido Republicano la oportunidad de presentar a otro candidato con la imagen de Donald Trump con el sombrero MAGA con su partida, empujando aún más a su partido hacia la derecha.

Los demócratas en Missouri tendrán que trabajar duro para encontrar un candidato que pueda ganar en un estado que se inclina tanto en los últimos años hacia los conservadores, pero con las elecciones del 2022 aún lo suficientemente lejos como para que los esfuerzos de ayuda de los demócratas para la pandemia hagan efecto, pues tendrán mucho tiempo para demostrar que la nación está en el camino correcto nuevamente gracias a los demócratas, y el panorama político podría enfrentar un cambio significativo entre ahora y entonces.

Cualquiera que sea el resultado final de la carrera por el Senado de Missouri del 2022, el retiro de tantos senadores republicanos en funciones, con Chuck Grassley (R-IA) y Ron Johnson (R-WI) aún sin revelar sus intenciones, presenta a los demócratas una oportunidad única para ampliar su mayoría.

Esperemos que la aprovechen al máximo.