Seguramente ya conoces que existen “Estados Rojos” (los que con seguridad van a votar Republicano) y “Estados Azules” (los que con seguridad van a votar Demócrata) y existen 12 Estados, llamados “oscilantes” que pueden votar a favor de un candidato o de otro, y por tanto, tener un papel decisivo en los resultados finales de la elección presidencial: Arizona, Colorado, Florida, Georgia, Iowa, Maine, Michigan, Carolina del Norte, Ohio, Pennsylvania, Texas y Wisconsin.

Y de esos 12, hay dos que son extremadamente importantes, tan importantes, que si logramos ganar en estos dos estados, podremos decir casi con total seguridad que lograremos sacar a Trump de la Casa Blanca: Texas (38 votoes electorales) y Florida (29 votos electorales). Nada es seguro. Todo puede suceder. En un sentido o en el otro, pero lo que estamos viendo hasta ahora nos indica que vale la pena pelear y pelear aún más duro por ganar.

FLORIDA

En Florida normalmente los republicanos tienen una ligera ventaja sobre los demócratas, pero en este caso, por primera vez en esta etapa de las elccciones, los demócratas están sobrepasando a los republicanos por un margen considerable: esta mañana una radio de la derecha reconocía que en Florida habían votado 2.6 millones de “azules” y 2.2 millones de “rojos” (y otras fuentes apuntan a números aún más favorables para nosotros), y las encuestas siguen señalando a Biden como el potencial ganador.

¿Dónde está el riesgo con Florida? En la masividad de la participación el propio día de las elecciones. En el 2016, Hillary Clinton iba ganándole a Trump por un ligero margen de 247,000 votantes, pero los republicanos salieron a votar masivamente el día de las elecciones y Trump ganó el estado por 113,000 votos.

Por tanto, hay que asegurarse de que todos nuestros amigos y familiares que puedan votar contra Trump lo hagan (de ser posible en persona) antes del día 3 de noviembre, y si no es posible, pues que tomen todas las medidas necesarias con el trabajo, el transporte, el cuidado de los niños, etc. para votar ese último día lo más temprano posible.

TEXAS

Hasta el 25 de Octubre 7.3 millones de texanos habían votado en persona o por correo, lo que representa el 43.4% de los votantes registrados en Texas y muestra una participación histórica, como jamás antes vista. Tanto el condado de Harris (tradicionalmente azul) y el consado de Denton (tradicionalmente rojo) están rompiendo records de votación temprana.

Esa masividad en la participación puede favorecer a los demócratas, debido a que contrariamente a lo que se cree y siempre se dice, Texas no es un “estado rojo“, es un estado que no vota, aunque los que votan favorezcan a los republicanos. Pero, si la maldad e irresponsabilidad de Donald Trump está motivando el voto de los que nunca han votado, no es descabellado pensar que estén votando precisamente en su contra.

Por primera vez en muchos años, es posible ganar en Texas, pero sólo si los demócratas son capaces de capitalizar la capacidad de invitar a otros de esos que nunca o pocas veces habían votado y ahora lo están haciendo masivamente. Ese efecto multiplicador podría darnos la sorpresa que todos tanto deseamos en Texas, pero que aún se ve bastante difícil de lograr.

.

El destino de los Estados Unidos están en juego. El destino del mundo, si no se logra remover del poder al presidente más irresponsable, corrupto e inepto de la historia estadounidense, también está en juego. Si vives en Texas o Florida, asegúrate de hacer el máximo de esfuerzo logrando que quienes conoces vayan a votar, o igualmente si tienes amigos o familiares allá: llámales, explícales, díle que no se queden en casa. Y por supuesto, sea, cual sea la predicción en tu estado, tu voto cuenta, aunque sea para demotrar a Trump y al mundo que las dos terceras partes de este país rechazan la ideología y los resultados de esta ineficiente y criminal administración sobre la que hoy pesan ya cientos de miles de muertos.