Hoy miércoles por la mañana, el presidente Trump se enfrentó a su habitual y vergonzoso esfuerzo de culpar a las víctimas para defender su cruel traición a los aliados kurdos de Estados Unidos en Siria.

Usando un lenguaje que implica que de alguna manera se merecen la matanza masiva y la limpieza étnica que los Estados Unidos dejaron a manos de los invasores turcos y sus representantes yihadistas, Trump afirmó que “ellos no eran ángeles“.

Para agregar sal sobre las heridas, continuó diciendo que creía que la catástrofe absoluta que había creado en la frontera entre Siria y Turquía era “estratégicamente brillante“.

Jordan Fabian: “Trump dice que los kurdos, que perdieron aproximadamente 11,000 personas en Siria durante la campaña dirigida por Estados Unidos contra ISIS, “no son ángeles”.

Jordan Fabian: “Más de Trump, a través de Justinsink: “Veo la situación en la frontera turca con Siria para Estados Unidos [como] estratégicamente brillante”.
.


.

Josh Dawsey: “No es nuestro problema”, dice Trump en la Oficina Oval de la invasión de Turquía a Siria. Agrega que los kurdos “no son ángeles”. Además, dice esto: “Tienen mucha arena allí … Hay mucha arena con la que pueden jugar”.
.


.

O sea, esas personas que hasta hace unos días fueron nuestros aliados, que se jugaron la vida por y junto a nuestros soldados y ahora están muriendo a montones, pues resulta que ahora son malos y dignos de las burlas de Trump.

La semana pasada, el presidente Trump sostuvo una llamada telefónica con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y dio un vuelco impulsivo a ocho años de política exterior estadounidense establecida, dando luz verde a los planes de Turquía para anexarse el norte de Siria, purgar a las fuerzas sirias Kurdas (YPG), la Coalición de las Fuerzas Democráticas (SDF) desde su frontera y reasentar a dos millones de refugiados árabes sirios en el Kurdistán sirio.

La invasión de Turquía se desarrolló con una velocidad aterradora, y solo pasaron unos días antes de que los videos de espeluznantes crímenes de guerra y bombardeos indiscriminados de áreas civiles inundaran las redes sociales. Traicionadas por la administración Trump y enfrentando un posible genocidio turco, las SDF se vieron obligadas a llegar a un acuerdo con el dictador asesino de Siria Bashar al-Assad y con Rusia, cediendo el control de su territorio a Damasco a cambio de sus vidas.

Ese acuerdo probablemente traerá un final rápido al proyecto único de construcción de la nación que las SDF había estado llevando a cabo en el norte de Siria.

Si bien ningún grupo armado encerrado en una guerra brutal contra terroristas psicóticos como ISIS surgirá de ese conflicto como un “ángel”, solo pregúntale a Estados Unidos, que asesinó a más de 6,000 civiles con su campaña de bombardeo anti-ISIS, si los YPG kurdos fueron la cosa más cercana a unos ángeles en una región invadida por demonios.

La Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria, mejor conocida como Rojava, se gestionó como un enclave ecosocialista descentralizado fundado en los principios de democracia, igualdad de género, sostenibilidad ecológica y pluralismo religioso / étnico / cultural. Sus primeras elecciones se celebraron en septiembre de 2017 y tuvieron un sorprendente 70% de votantes.

Si bien ciertamente no estuvo exento de defectos, fue una esperanza que Estados Unidos debería haberse avivado y protegido. En cambio, Trump, que claramente está adoptando puntos de conversación turcos, está tratando de deshumanizar a las víctimas de sus traiciones, como lo hizo con los miles que murieron en Puerto Rico gracias a su negligencia. Su comportamiento ha sido más que vergonzoso y sus comentarios son una mancha negra en el alma de los Estados Unidos y los valores que defendemos.

Aaron Rupar: “Trump dice que Turquía invadiendo Siria “no tiene nada que ver con nosotros”, y agrega que los kurdos “no son ángeles”.
.


.