Donald Trump tuvo uno de sus momentos típicos al estilo de “¡Déjenlos comer pastel!” en Twitter mientras intentaba explicar su indefendible decisión de abandonar a los firmes aliados de Estados Unidos en la serie de guerras de Medio Oriente en las que se ha embarcado nuestro país.

Donald J. Trump: “Después de derrotar al 100% al Califato de ISIS, saqué a nuestras tropas de Siria en gran medida. Dejé que Siria y Assad protegieran a los kurdos y lucharan contra Turquía por su propia tierra. Les dije a mis generales, por qué deberíamos estar luchando nosotros por Siria …”

Donald J. Trump: “… y Assad para proteger la tierra de nuestro enemigo? Cualquiera que quiera ayudar a Siria a proteger a los kurdos es bueno para mí, ya sea Rusia, China o Napoleón Bonaparte. Espero que todos lo hagan ¡genial, nosotros estamos a 7,000 millas de distancia!”.
.


.

Comenzando su tweet con una mentira sobre el alcance de la derrota de ISIS y sus simpatizantes en la región, una mentira que confirmó en un tweet posterior en el que afirmó que algunas tropas estadounidenses permanecerán en el sur de Siria “para continuar destruyendo los restos de ISIS“, el presidente bromeó sobre su movimiento aislacionista que permitió una campaña militar turca de genocidio potencial hacia los kurdos, al decirle al grupo étnico ahora vulnerable que no le importa a quién más recurren en busca de ayuda y de sugerir con toda frialdad que cualquiera de los dos mayores rivales de Estados Unidos o un emperador francés muerto podrían hacerse cargo del trabajo que él eludió.

Usando la distancia física de Estados Unidos del campo de batalla como su excusa poco convincente para no preocuparse por el destino de los kurdos, Trump parece olvidar cómo Estados Unidos fue atacado el 11 de septiembre del 2001 por terroristas sauditas que estaban casi igualmente lejos cuando planearon su ataque mortal.

Trump continuó su esfuerzo de propaganda defensiva en su próxima serie de tuits, enfatizando nuevamente la distancia del campo de batalla de los Estados Unidos como si nuestra nación no hubiera gastado miles de millones en aviones para transportar nuestras tropas a donde sea necesario para proteger vidas y democracia.

Donald J. Trump: “Algunas personas quieren que Estados Unidos proteja la frontera de Siria a 7,000 millas de distancia, presidida por Bashar al-Assad, nuestro enemigo. Al mismo tiempo, Siria y quien sea que ellos elijan para que les ayude, naturalmente quieren proteger los kurdos …”

Donald J. Trump: “… Yo preferiría centrarme en nuestra frontera sur que está cerca y es parte de los Estados Unidos de América. ¡Y por cierto, los números están muy bajos y se está construyendo el MURO!”
.


.

Al pasar a un argumento de que preferiría concentrar los recursos de la nación en su muro fronterizo imaginario, que aún no ha agregado un solo pie de nueva construcción a la cerca existente, Trump termina este lote de tweets de la misma manera que los inició. con una mentira

El único hecho verdadero en los tuits del presidente es su declaración de que “los números están muy bajos“. Si bien eso no es cierto en la forma en que Trump probablemente lo dice: desde el contexto de su declaración, obviamente se refiere a los cruces fronterizos ilegales, pero los números que sí están muy bajos son los números de aprobación del presidente en las últimas encuestas, y la mayoría de los estadounidenses ahora está de acuerdo en que debería ser acusado políticamente y destituido de su cargo.

Con tweets como estos, no es de extrañar que esos números de aprobación estén cayendo tan precipitadamente.