La Administración Trump está imponiendo casi el terror en cuanto a la difusión de la información. Sin embargo, siempre hay personas dignas que no están dispuestas a que sigan engañando al pueblo estadounidense. En una sorprendente muestra de desafío, el Centro para el Control de Enfermedades ha publicado partes de su borrador de recomendaciones de 17 páginas para reabrir la economía al público después de que la Casa Blanca las rechazó y enterró.

La vil y siniestra Administración Trump rechazó las pautas establecidas por los principales expertos de nuestra nación en enfermedades y virología debido a que eran demasiado restrictivas y “corrían el riesgo de dañar aún más una economía en la que Trump esperaba recuperarse rápidamente“, dejando en claro que Trump está poniendo su reelección y la canalización de dinero hacia los bolsillos de sus amigos oligarcas por encima de la vida de los estadounidenses comunes.

De acuerdo con los informes, la Casa Blanca le dijo a los CDC que estas recomendaciones “nunca verían la luz del día“, pero no contaron con un denunciante heroico que desafiara al infame equipo de Trump contra la ciencia y filtró el documento, titulado “Orientaciones para Implementar la Reapertura de America“, a la Associated Press.

El Gobierno de Trump ha estado apretando su control sobre qué información sobre el virus y su propagación en los Estados Unidos permite llegar al público.

Su negativa a permitir que los CDC divulguen la información deja en claro que planean acelerar la tasa de reapertura económica con el pleno conocimiento de que hacerlo pondrá en peligro innecesariamente más vidas estadounidenses, en contra de las recomendaciones de los profesionales médicos que han ignorado y minimizado en gran medida durante esta crisis.

“Los CDC siempre han sido la agencia de salud pública a la que recurren los estadounidenses en tiempos de crisis”, dijo el profesor de Harvard y veterano de la administración de Obama, Dr. Howard Koh, a la AP. “El estándar en una crisis es recurrir a ellos para obtener los últimos datos y la última orientación y la última rueda de prensa. Eso no ha ocurrido ahora, y todos lo ven”.

Ahora que las recomendaciones han sido publicadas, la administración Trump debe ser responsable de la planificación de poner en peligro la vida de los estadounidenses solo para avanzar en sus propias ambiciones políticas.