Los oligarcas podridos de avaricia y dinero han estado presionando a sus lacayos, o sea al presidente Trump y los congresistas que salen electos con su dinero, han estado presionando cada vez más por la reapertura de la economía y por el regreso de cierta apariencia de normalidad a medida que sus posibilidades de reelección y el control del Partido Republicano sobre el Senado se debilitan cada día, a pesar de que los expertos médicos advierte que hacerlo le daría al coronavirus la oportunidad de volver a entrar en vigor.

Sin embargo, puedes asegurar que las ambiciones egoístas del presidente son más valiosas para él que las vidas de los ciudadanos estadounidenses, ya que el martes por la mañana lo vimos una vez más pedir la reapertura rápida de la economía estadounidense y elogiar la decisión irresponsable del Gobernador de Texas de reanudar las operaciones comerciales.

Donald Trump: “¡Muchos estados se están moviendo hacia una SEGURA Y RÁPIDA reapertura!”

.

.

Donald Trump: “Texas abrirá negocios en fases a partir del viernes. Gran trabajo realizado por @GregAbbott_TX”.

.

.

Todo esto se justificó argumentando falsamente que el programa de pruebas COVID-19 de Estados Unidos era “mejor” y más grande que el de cualquier otro país en el mundo y quejándose amargamente de que los medios continúan señalando correctamente que sus afirmaciones de autocomplacencia son falsas.

Donald Trump: “Estamos haciendo muchas más y mejores pruebas que cualquier otro país del mundo, y sin embargo, los medios no hacen más que quejarse. No importa cuán bien se haga un trabajo, al igual que con los Ventiladores, nunca dirán que estamos haciendo un gran trabajo, ¡solo se quejarán brutalmente!”

.

.

Si bien afirma públicamente que “nosotros” estamos haciendo mucho más, ayer mismo la Casa Blanca anunció un plan para un nuevo plan de pruebas que en gran medida deriva la responsabilidad de los programas a los gobiernos estatales y coloca al gobierno federal como un “proveedor de último recurso”. Y para que tengas datos precisos: España e Italia han hecho la prueba a 30,000 personas por cada millón de habitantes, Alemania a 25,000 y Rusia a casi 22,000. Nosotros no llegamos aún a las 18,000 personas por cada millón de habitantes.

Es un intento transparente de absolver al presidente de la culpa de las pruebas de COVID-19 angustiosamente inadecuadas que se realizan en los Estados Unidos, al mismo tiempo que intenta públicamente acumular todo el crédito por las pequeñas pruebas que se están haciendo.

Con ese fin, el equipo de Trump ha tergiversado agresivamente la importancia de los números de prueba individuales con la esperanza de que simplemente puedan gritar números cada vez más impresionantes y tranquilizar a los ciudadanos preocupados (una llamada irónica a la forma en que Trump trata con los inversores que defrauda) y ahogar las advertencias de los médicos molestos.

Pero el hecho es que no se han hecho suficientes pruebas per cápita para comenzar a pensar en reabrir la economía, y por eso, Trump solo tiene la culpa.

La reportera de CBS News, Weijia Jiang, dijo lo que todos los medios de comunicación estaban pensando en un tuit sobre la explosión del presidente, enmarcando todo con una simple pregunta: ¿dónde están las pruebas que nos prometió hace 53 días, presidente Trump?

Weijia Jiang: “Quejarse” no es lo mismo que preguntar por qué es importante si estamos haciendo más pruebas que cualquier otro país si cada estadounidense que quiere y necesita una prueba todavía no puede obtenerla.

Hace 53 días, el 6 de marzo, el Presidente afirmó que podían hacerlo.

Es justo seguir preguntando ¿Dónde están las pruebas?

.

.

Si las últimas semanas son algo para juzgar, nunca obtendremos una respuesta a esa pregunta, solo más mentiras y quejas. Quizás sea mejor que las pruebas se dejen a los estados, porque la administración Trump claramente tiene poco interés en hacer alguna.