NOTA DE LA REDACCIÓN: El objetivo del autor del artículo original es hacernos creer que la participación en la votación no importa, cuando sí importa y mucho. No por gusto los Republicanos están tan enfrascados en suprimir el número máximo de votantes que pueda. Sin embargo, no es menos cierto que los demócratas estamos concentrados en eso, en vez de en educar a la gente en por qué votar, cómo votar y cómo no permitir que acallen nuestras voces. Y más aún, la gente sólo votará por nosotros si está convencida de que estamos peleando por sus intereses y logrando resultados.

.

Recientemente, el columnista del New York Times, David Brooks, ante sus millones de lectores, anunció un nuevo descubrimiento crucial sobre la creciente amenaza a la democracia estadounidense, que según él, lamentablemente ha sido distorsionada por los organismos de control electoral, los demócratas y los principales medios de comunicación.

Por qué los demócratas son tan malos defendiendo la democracia‘ es el problema que Brooks propone explorar. El artículo de Brooks equivale a un “Nunca Trump” que encubre las estrategias de los secuaces de Donald J. Trump para socavar profundamente la democracia en 2022, 2024 y más allá.

Se ha prestado demasiada atención, advierte Brooks, a los intentos republicanos de lograr un gobierno minoritario permanente. No es gran cosa que los republicanos se estén moviendo rápidamente para implementar la supresión de votantes para reducir el número y el color de los que pueden votar y para devaluar el impacto de los votos demócratas.

Verás, el nivel de participación electoral no importa en absoluto para afectar los resultados, nos asegura.

Mientras tanto, hay más de 440 propuestas republicanas destinadas precisamente a reducir la participación electoral, con 34 aprobadas en 19 estados. Por lo tanto, estamos siendo testigos de un gran impulso para requisitos más estrictos de identificación con foto para los votantes, reduciendo la votación anticipada y restringiendo drásticamente la votación por correo y el uso de buzones para recibir boletas, recortando por completo el horario de votación el día de las elecciones e imponiendo un nivel más intenso de redistritación antidemocrática.

.

.

Además, hay esfuerzos oficiales continuos y costosos, como en Wisconsin, para ‘auditar‘ los resultados de las elecciones de 2020 con la esperanza de revertir de alguna manera la victoria de Biden.

Sin embargo, lo más impactante y hostil a la democracia son las propuestas republicanas en más de 15 estados para disminuir el poder de los funcionarios electorales no partidistas para certificar elecciones y permitir que los legisladores partidistas anulen los resultados electorales si se declaran ‘fraudulentos‘ y declarar un nuevo ganador o forzar una nueva elección. La sustitución de las lealtades partidistas de los legisladores por la elección de los votantes es un ataque sin precedentes contra el gobierno de la mayoría en Estados Unidos.

Es cierto que los republicanos mienten, admite Brooks, sobre el ‘fraude esencialmente cero‘ en 2020. Pero en realidad, no es gran cosa. Eso apenas importa. Bueno, sí, las mentiras del Partido Republicano han sido heredadas de la infame Gran Mentira de Trump para justificar el maremoto de restricciones a los votantes.

Este impulso feroz y abrumador para dificultar la votación, a menudo con éxito como en Georgia y Texas, se utilizará para remodelar el público votante según las necesidades electorales de los republicanos. Pero el principal problema de los republicanos con respecto a la votación son los ‘trucos republicanos‘ que interfieren en la administración de las elecciones, advierte el columnista del Times.

Una vez más, ten en cuenta que las acciones republicanas no son el gran problema para preservar la democracia. Brooks explica. Es culpa de los demócratas por ‘atender a los grupos de interés de DC‘. Esos demócratas están respaldando tontamente, dice, una legislación radical que restauraría una Ley de Derechos de Votación efectiva destruida en 2013 por la Corte Suprema de EE. UU. y abordaría el dominio manifiesto de las grandes contribuciones, la manipulación partidista y la proliferación de leyes onerosas de identificación de votantes que afectan a los pobres, la gente de color y los estudiantes.

Sin embargo, estos esfuerzos demócratas están muy equivocados y reflejan mitos fácilmente refutables sobre la política electoral. Un mito central destacado por Brooks y su aliado derechista Yuval Levin es que ‘los esfuerzos de supresión de votantes son una gran amenaza para la democracia‘, lo que debe ser una sorpresa para todos los legisladores republicanos que trabajan frenéticamente para lograr exactamente ese impacto.

Brooks continúa argumentando que “las personas que quieren votar terminan votando” a pesar de las barreras que se interponen intencionalmente en su camino. La prueba: ‘un estudio reciente bien investigado‘, que no se identifica. Pero convenientemente ignorados son dos importantes estudios ampliamente citados y numerosos artículos periodísticos. cuentas que sugieren que la identificación de votantes y otras técnicas de supresión fueron factores decisivos en 2016, cuando Donald Trump ganó el crucial estado decisivo de Wisconsin por una mínima diferencia de 22.748.

Aún así, son los demócratas, no los republicanos, quienes están obsesionados con ‘medidas que creen erróneamente que les darán una ventaja‘, nos dice Brooks. Ese maremoto de legislación estatal de nuevas restricciones al voto es básicamente un goteo.

Los demócratas deberían ‘dejar de regañar‘ al “pobre” Joe Manchin y concentrar sus esfuerzos en preparar mejores candidatos y crear reformas y reclutar personal electoral a nivel local, aconseja útilmente Brooks.

En cambio, los demócratas están enfocando sus esfuerzos en las cruzadas nacionales por la Ley para el Pueblo y la Ley de Libertad para Votar. Un peligro, señala Brooks con alarma, es que tratar de establecer reglas nacionales para la equidad electoral corre el riesgo de “desatar” un “levantamiento populista” a favor de la autonomía local completa.

La crisis de la democracia está justo frente a nosotros”, reconoce Brooks. Las medidas nacionales para ‘centralizar las cosas‘ y que ‘dictarían‘ los procedimientos locales para garantizar la igualdad de acceso al voto y terminar definitivamente con el espectro de la anulación de votantes tienen un costo demasiado alto, excepto en su forma más diluida.

La columna de Brooks equivale a una alucinación reconfortante pero preocupante sobre la peligrosa condición de la democracia estadounidense a manos de un Partido Republicano al borde de un fascismo apenas velado. Frustrados con la democracia por haber perdido seis de las últimas siete elecciones presidenciales, en gran medida por sus compromisos económicos a favor de las élites, los republicanos ahora se están volviendo contra la democracia misma.

La conducta de los republicanos —como evitar la conmemoración del intento de golpe de estado para restaurar a Trump el 6 de enero— y sus objetivos traicionan cada vez más su esencia autoritaria. Con esta realidad pendiente, Brooks nos está mostrando la esencia de los republicanos y su deslizamiento a largo plazo hacia un partido que intenta gobernar ahora y a perpetuidad, independientemente de la voluntad popular.

Un ex comentarista republicano, David Frum, describe escalofriantemente la realidad de la que Brooks desviaría nuestra atención en su columna: ‘Si los conservadores se convencen de que no pueden ganar democráticamente, no abandonarán el conservadurismo. Rechazarán la democracia“.

.

.

Este artículo se publicó originalmente por  ROGER BYBEE en CommonDreams.org