El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell (R-KY), está molesto porque la administración de Biden ha comenzado lo que él llama “un comienzo totalmente partidista“.

Sahil Kapur: McConnell: “Parece que la mayoría va a hacer que votemos sobre la moción para proceder con el presupuesto esta tarde. Han elegido un camino totalmente partidista … Hemos tenido un comienzo totalmente partidista. Creo que eso es lamentable. “

“La vida es una serie de elecciones, y ellas han elegido”.

.

.

Uno casi tiene que estallar en una carcajada cínica después de escuchar al Papa del partidismo pronunciar palabras tan hipócritas. Ven acá, degenerado Mitch, ¿que carambas es lo que has estado haciendo por años que no sea puro partidismo?

Después de todo, este es el hombre que afirmó al principio de la administración Obama que “lo más importante que queremos lograr es que el presidente Obama sea un presidente de un solo mandato“.

Este es el hombre que privó al presidente Obama de su legítimo candidato a la Corte Suprema al invocar una doctrina nunca antes escuchada de que a un presidente en su último año de mandato no se le debe permitir que su nominado a la corte sea considerado por el Senado, una doctrina que él inmediatamente olvidó cuando Donald Trump nominó a Amy Coney Barrett a la Corte Suprema pocas semanas antes de las elecciones presidenciales del 2020.

Este es el hombre que logró una generosa donación de impuestos a los ultra ricos en el Senado sin un solo voto demócrata utilizando el mismo proceso de reconciliación presupuestaria que los demócratas ahora están considerando usar para aprobar la legislación de alivio de estímulo pandémico.

Se podría seguir y seguir, enumerando todas las maniobras partidistas clandestinas del senador McConnell, pero necesitariamos vivir unos mil años para poder enumerar todas sus marranadas.

Distinguida señora Hipocresía, de ahora en adelante tu nombre será Mitch McConnell. ¿Cómo puede alguien seguir tomando a este hombre en serio como algo más que un truco partidista extremo?

Es hora de que los demócratas traten al Partido Republicano con una muestra de sus propias tácticas y de que McConnell deje de quejarse y se las tome tal y como él mismo las da.

Es hora de que no seamos más tontos, que aprovechemos, -de la misma manera en que estos indeseables lo hacen-, las posibilidades a nuestra disposición cuando somos mayoría, para de verdad cambiar al país.

Es hora de que no nos dejemos dar más “atole con el dedo“, como dicen los mexicanos, o de demostrar que “ya los perros no se amarran con longanizas“, como solían decir nuestros bisabuelos españoles.