Era un nuevo día en Washington, y algunos estaban teniendo más dificultades que otros para adaptarse a la nueva normalidad. Habiendo perdido finalmente el puesto de Líder de la Mayoría del Senado por primera vez en casi una década, el Senador Mitch McConnell no está acostumbrado a no ser el Gran Hombre en el Senado, y no le gusta que lo excluyan del circuito.

El indeseable retrógrado en descomposición se quejó a FOX News de que el presidente Biden no lo ha invitado a la Casa Blanca una vez desde que asumió el cargo en enero, y ni siquiera ha hablado con él en ese momento. En cambio, sostiene McConnell, ha estado ocupado “apaciguando a la extrema izquierda“, aunque cualquier izquierdista real seguramente tomaría en serio esa afirmación.

Manu Raju: McConnell dice que no ha sido invitado a la Casa Blanca bajo Biden. Dice en Fox que la Casa Blanca está tratando de apaciguar a la “izquierda dura”. “No creo haber hablado con él desde que juró el cargo”.

.

.

Este es un sentimiento común entre los republicanos, que han optado por interpretar los llamados a la unidad del presidente Biden como una obligación para él de implementar el salvajismo, el sadismo y el prejuicio que pasa por ser política entre los conservadores en estos días.

Basta con escucharlos para saber que cualquier cosa que no tenga el impío sello de aprobación del aquelarre vampírico debajo de la Sociedad Federalista es literalmente comunismo; En la era posterior a Trump, todo matiz, contexto y relación con la realidad ha quedado pisoteado en el barro por el extremismo y el rabioso odio partidista.

Es por eso que el presidente Biden tiene toda la razón al relegar al Sr. McConnell y su grupo de fanáticos farfulladores al borde del camino; no tienen ideas que valgan la pena considerar y, obviamente, no tienen la intención de trabajar de buena fe con la nueva administración y, por lo tanto, no merecen ni siquiera que les demos la hora del día.
De manera similar, no se les puede permitir abusar del obstruccionismo racista y obstruir la agenda completa de Biden solo por puro despecho: es imperativo que realmente despojemos a McConnell de todo su poder y apresuremos la agenda legislativa más transformadora que este país haya visto en décadas, porque es posible que nunca tengamos otra oportunidad.
No te sorprenderá en absoluto saber que McConnell está mintiendo:

JM Rieger: Mitch McConnell en Fox News hoy:

“No creo que haya hablado con [Biden] desde que juró”.

Mitch McConnell el 2 de febrero:

“El presidente me llamó por dos cosas: Birmania era una de ellas. La otra … [fue] el proceso presupuestario y el alivio de Covid”.

.

.

O sea, que sí habló con el Presidente Biden, no una, sino dos veces, pero estas ratas tienen que mentir en función de exacerbar los ánimos de su base retrógrada y semi analfabeta. Bravo, McConnell, la historia te recordará como una rata de la peor especie, con el perdón de esos agradables animalitos (en comparación contigo).