La antipatía del presidente Trump hacia los medios tomó un giro muy literal recién ayer cuando le dijo a los medios que le gustaría ponerlos en un cohete y lanzarlos al espacio.

Jennifer Bendery: Trump a los periodistas hace un poco, a través del informe al grupo de Prensa:

“Estoy pensando en ir, y eso será la próxima semana, al lanzamiento del cohete. Espero que todos se unan a mí. Me gustaría ponerlos en el cohete, deshacerme de ustedes por un tiempo”.

.

.

El cohete al que se refiere es el lanzamiento del Space X Crew Dragon desde el Centro Espacial Kennedy en Florida, programado para la próxima semana.

Trump siempre ha visto a los principales medios de comunicación como su oposición, una espina constante clavada en su costado con sus preguntas persistentes y hechos molestos. Cada vez que se codea con los líderes más autoritarios del mundo, hace referencia constantemente a lo celoso que está de que se salgan con la suya al reprimir a los medios y de que “se deshagan de ellos“.

Desde que asumió el cargo ha estado barajando la posibilidad de contar con su propia televisión, radio y prensa estatal (la que se le subordinaría aún más que Fox) y con reprimir a los medios de comunicación tradicionales a los que literalmente califica como “Noticias Falsas“.

Pero desafortunadamente para él, vivimos en un país que valora ferozmente su larga y orgullosa tradición de libertad de expresión y medios independientes, y nuestros periodistas no dejarán de cavar para sacar a la luz la verdad y responsabilizarlo por sus crímenes hasta mucho después. está muerto.