A Donald Trump le encanta presentarse como un salvador del clásico arquetipo masculino, pero no cumple con ninguno de los requisitos. Él se queja más que nadie que hayas conocido, tiene un ego frágil y se obsesiona con aquellos con mayores logros, quizás más notablemente con el fallecido senador John McCain.

El único que queda para defender realmente al difunto héroe de guerra es su hija Meghan McCain, quien, a pesar de sus opiniones profundamente problemáticas, ha sido una crítica constante y abierta de la administración Trump.

La falta de respeto más reciente hacia el fallecido senador por parte del presidente llegó con informes de que la Marina recibió la orden de ocultar al USS John McCain (que originalmente recibió el nombre del padre y abuelo del senador McCain) para que nuestro sensible líder no tuviera que mirar en el nombre escrito en su lateral. Presumiblemente, incluso ese simple recordatorio de la existencia de un hombre mil veces mejor que él, enviaría a nuestro líder submorónico a un paroxismo de rabia.

Es una verguenza que alguien se vea obligado a hacer esto, pero más verguenza aún es que alguien en nuestro Ejército haya dado esa orden, que deshonra la memoria y el sacrificio de nuestros militares.

Ahora, Meghan McCain ha acusado a Trump de crear una cultura en la que las personas “temen mostrar el nombre de mi padre“. Si bien ha sido repetida y bastante acusada de explotar el nombre de su difunto padre, en este caso, tiene razón. Trump simplemente no puede seguir adelante.

“Las acciones del presidente tienen consecuencias y cuando usted está atacando repetidamente a mi padre y a los héroes de guerra, se crea una cultura en el ejército donde la gente está claramente temerosa de mostrar el nombre de mi padre. Eso es lo que comenzó esto de nuevo”, dijo Meghan en The View. “Si tienes miedo de tener una gorra o mostrar el nombre del buque de guerra que lleva el nombre de mi abuelo, que era un oficial de la Marina”, continuó.

Ella plantea un punto justo: que incluso los valientes que se han ido y que han servido en este país no están fuera del alcance de un presidente que mintió repetidamente sobre sus “espolones óseos” para evitar el servicio militar. Si aquellos que sirvieron con valentía pueden ser burlados y borrados, ¿Por qué alguien debería aspirar a reflejar su ejemplo? Es un precedente peligroso.

“Si eres un marinero en este barco, crees que habrá retribución. Creo que es horrible. Es malo para los estadounidenses “, agregó.

Mira el clip de abajo.

The View: “Meghan McCain reacciona a una directiva de la Casa Blanca para encubrir el nombre del buque USS McCain y que no puediera ser visto por el presidente durante su estancia en Japón:” Cuando atacas repetidamente a mi padre y a los héroes de guerra, se crea una cultura en el ejército donde la gente está claramente temerosa de mostrar el nombre de mi padre “.
.


.